Mariano Puga, el cura obrero, fue diagnosticado de cáncer linfático a sus 88 años