Cantalao: ¿Y qué fue del sueño de Neruda?