“Pedazos de agua” de Roberto Contreras: El gesto de saltar al vacío