Carta de Rebolledo y respuesta de El Desconcierto