Nueva constitución, vieja economía

Nueva constitución, vieja economía