España no es Dinamarca, ni se le parece, y avanzamos hacia la gran paradoja