Del evadir al protestar. La explosión del malestar urbano