#SesionesDesconcertadas: La sencillez y dulzura de las melodías pop de Yorka