Carta abierta de una psicóloga que trabaja con personas trans y sus familias a los legisladores