Cantos Cabríos: El burro de Derrida