Una empresa del Estado utiliza a Sharp para esquivar su pésima actuación

Una empresa del Estado utiliza a Sharp para esquivar su pésima actuación