Olvidarse o equivocarse con el Estado es buen negocio

Olvidarse o equivocarse con el Estado es buen negocio