Fútbol, mercado y política: La violencia más allá de Wanderers – Colo Colo