El Desconcierto

La sombra risueña de Ruiz: El espíritu de la escalera