Cuando el editor se vende al mejor postor

Cuando el editor se vende al mejor postor