El Desconcierto

«Nuestro Mandela» o en «sintonía con Mujica»: Los desorbitados elogios a Aylwin