Sin amor por las trans no hay nada, menos poesía o mundial de fútbol

Sin amor por las trans no hay nada, menos poesía o mundial de fútbol