Las grietas de una estadística incompleta: La ambigua tasa de letalidad del ministro Mañalich