Una reflexión en torno al estallido social: Empuña el Arma del Pensamiento