Un intelectual público que perdió la brújula