El Mercurio distorsiona las noticias sobre Lula y omite la corrupción de Cardoso y la derecha en Brasil