Prendo el televisor a las 11 de la mañana y veo la Moneda en llamas