Cuidado con “teletonizar” la marcha del millón