Manuel Cruzat, la herencia Piraña, el presidente Piñera y nuestro derrumbe institucional