Ellos (los que nos violan) son iguales a Dios