Amor a la Catalán: El pan quemado de tanto repetir la fórmula