SML confirmó tres orificios en el tórax de cuerpo calcinado en Kayser que la autopsia no consideró relevantes