Guaidó, el presidente imaginario