La impresentable declaración del vocero de la Corte Suprema sobre denuncias por abuso sexual