Fotografía

Cinco retratos del poeta Armando Uribe Arce

Por: Ricardo Cuadros, fotógrafo / Publicado: 27.01.2020
© Ricardo Cuadros /
Desde Amsterdam, el fotógrafo Ricardo Cuadros recuerda cuando conoció a Armando Uribe en 1998 y cómo cinco fotografías le abrieron las puertas de su casa y de su amistad.

En agosto de 1998 la revista de la editorial Dolmen me pidió que le hiciera unos retratos a Armando Uribe. Yo conocía su obra pero nunca había estado con él. Fuimos a su departamento con Cristóbal Santa Cruz, que era editor de Dolmen. Nos recibió con su cortesía habitual y le pedí que posara en dos o tres puntos de la sala. Conversamos sobre fotografía y me dijo que no le gustaba mucho que lo retrataran porque “siempre salgo igual”. Le prometí, entre risas, que esta vez saldría diferente. Dolmen publicó uno de los retratos y le envió copias de los otros. 

© Ricardo Cuadros

Para mí sorpresa Armando Uribe me escribió de vuelta una nota manuscrita, desmedidamente laudatoria, que comienza diciendo: 

“Estimado fotógrafo y amigo. Sus extraordinarias obras son maestras. ¡Cómo hizo trabajos de arte de estudio en tan rápida ocasión, tan certeros, psicológica y estéticamente tan penetrantes y exactos! Soy antiguo “mirón” de fotos. Las suyas son netamente notables”. 

© Ricardo Cuadros

© Ricardo Cuadros

La nota terminaba con una invitación a llamarlo, para conversar “de literatura, entre otras cosas”. Desde entonces estuve en su casa muchas veces y disfruté de su erudición, de su pesimismo y humor filoso, pero nunca volví a fotografiarlo. Ahora que ha partido siento y pienso que Armando Uribe Arce fue un poeta, lo que no es poco decir en este mundo, y agradezco la suerte de haber podido retratarlo.

© Ricardo Cuadros

                                                               Amsterdam, enero de 2020.

Contenido Relacionado

Reportaje gráfico: El emotivo adiós a Mariano Puga

Nocturno: El libro de fotografía que retrata la bohemia porteña

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.