Crónicas

De fútbol y algo más: Dolor monumental, luto en el estadio

Por: Pavel Piña, editor @goltriste / Publicado: 29.01.2020
/
Se llamaba Jorge Mora, pero todos le decían Neco. Tenía 37 años, era metalero, activo políticamente y sobre todo colocolino. Era un hincha de toda la vida, muy participativo, un tatuador que le hacía descuentos a los socios de Colo-Colo que acudían por sus servicios. Asistía regularmente a las actividades del club y era muy querido por sus cercanos.

Colo-Colo jugó su primer partido del campeonato frente a Palestino y lo que parecía un gran triunfo pronto quedó en el olvido. La noticia de que un hincha había sido atropellado por Carabineros a la salida del sector de galería Galvarino comenzó rápidamente a circular. 

Se llamaba Jorge Mora, pero todos le decían Neco. Tenía 37 años, era metalero, activo políticamente y sobre todo colocolino. Era un hincha de toda la vida, muy participativo, un tatuador que le hacía descuentos a los socios de Colo-Colo que acudían por sus servicios. Asistía regularmente a las actividades del club y era muy querido por sus cercanos. 

La policía lo mató ayer a la salida del Estadio Monumental en plena avenida Departamental. ¿Qué dicen las autoridades?: Que fue un accidente, intentan justificar su irresponsable accionar con argumentos como el ya trillado “orden público”, por las barricadas, por el accionar de “antisociales” o por una piedra lanzada hacia el vehículo policial. ¿Esto pasó por prender fuego a un cartón o una madera?, ¿por lanzar una piedra? Sabemos que da lo mismo, que no existe justificación alguna para que alguien muera a la salida de un estadio. Pero el mensaje es que protestar en contra de este gobierno criminal, es una razón más que suficiente como para perder la vida. Y da miedo. 

Lo atropellaron y avanzaron sin mirar atrás. Los hinchas presentes se acercaban a realizarle reanimación y tratar de conseguir un vehículo que permitiera llevarlo hacia algún centro médico. Y mientras los hinchas intentaban ayudar, ahí estaba Carabineros, rociando agua con el guanaco y lanzando bombas lacrimógenas. Los niños presentes lloraban asustados y muchos adultos mayores trataban de escapar de esta violenta escena. Al hospital llegaron muchos heridos e incluso una chica embarazada con problemas por los gases.

A pocas horas de lo acontecido hay más preguntas que respuestas: ¿Qué seguridad existe para los espectadores? ¿Están dadas las condiciones para el regreso del fútbol? ¿Con qué tranquilidad puedes ir a un partido el fin de semana si tu vida corre peligro? ¿Cómo llevar a tus hijos a ver a tu equipo al estadio? Solo existe incertidumbre frente a un hecho que desearíamos no estar viviendo.

Lamentablemente los colocolinos aún tenemos presente una situación muy similar. Hace casi 10 años atrás, a pocos metros del lugar donde ayer fuimos testigos de la muerte de Jorge, fue asesinado otro hincha, Iván Umaña, más conocido como el “Pantruca” que fue atropellado por un Guanaco. A pesar del esfuerzo de sus familiares y amigos, para él no existió justicia. 

El Neco vivía en Santiago Centro, sus vecinos y amigos exigirán justicia, pero no estarán solos. Todo un país estará atrás impidiendo que quede impune. 

 

Contenido Relacionado

Viña 2020: A mí no me vienen con cuentos

Las paredes gritan en Plaza Dignidad

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.