fbpx
Letras

El plebiscito del 80 y la chilena de Castec: dos golazos de antología

Por: Cristián Venegas, escritor / Publicado: 08.10.2020
El plebiscito del 80 y la chilena de Castec: dos golazos de antología /
El triunfo del SÍ a la nueva Constitución y el golazo de Sandrino Castec contra Argentina, en Mendoza, un 18 de septiembre de 1980 con un hermoso tiro de chilena. Otros tiempos de plebiscito que recuerda el libro “82. Sangre, fútbol y quiebras” (Editorial Forja), crónica de no ficción de Cristián Venegas Traverso. Aquí un extracto.

Se enciende un televisor el 11 de septiembre de 1980. Desde la negritud de la pantalla emerge la imagen del Canal 7, Televisión Nacional de Chile, y el mensaje impostado de la periodista Carmen Puelma: “Como desde hace algún tiempo que no hemos sufragado, pienso que es interesante para ustedes recordar en detalle cómo, cuál será la forma, el procedimiento con que haremos uso de nuestro legítimo derecho a decidir lo que será Chile mañana”. 

La señal televisiva se corta por microsegundos y aparece un señor de gafas, de tono y postura catedrática. Buena dicción la del caballero para asesorar a los participantes del Plebiscito. “Usted lo primero que tiene que hacer el día de hoy es tomar su carné de identidad, aunque esté vencido, aunque esté viejo, y concurrir a cualquier local que usted estime conveniente. Ya en el interior, usted recorra y mire cuál de todas las mesas de votación está más desocupada. Saque su carné de identidad, que lo ha tenido muy bien guardado, y se lo presenta al presidente de la mesa. Si no sabe cuál es el presidente, pregunte. Apenas usted haya firmado le entregarán su cédula (papeleta para votar)”. 

Ahora, el caballero se pone más serio y va más al grano: “Frente al ‘Sí’ hay una estrella. Frente al ‘No’ hay un círculo. Para usted marcar su preferencia debe usted marcar una raya vertical sobre la raya que está al lado del ‘Sí’ o del ‘No’. No olvide que, si usted no marca ni el ‘Sí’, ni el ‘No’, está votando ‘en blanco’. Y el voto ‘en blanco’ se computa por el ‘Sí’”. 

[Te puede interesar]: Fútbol, farándula y política: el año del nervioso apretón de manos entre Caszely y Pinochet

Comprendiendo las esquemáticas instrucciones dadas por la tele, “Raúl”, un hombre, un tipo cualquiera entre otros seis millones de chilenos, se despoja de su vida cotidiana y laboral para asumir una faceta cubierta de polvo por el desuso: la del ciudadano deliberante. 

De súbito, Raúl, solo, encerrado en un cubículo de madera, con un lápiz grafito en la mano derecha y un papel en la izquierda, se aterra. Es el peso de la responsabilidad. El documento que sostiene entre sus manos tiene impresas solo dos palabras. Junto a cada una, una línea horizontal paralela y una figura. Y tal como dijo el señor del canal nacional, estrellita para el “Sí” y círculo para el “No”. 

Parece sencillo, solo debe escoger tarjando una de las líneas. 

Raúl lo ha pensado, reflexionado, analizado, estudiado. Está entre sus deseos marcar la línea del “No” a la nueva Constitución. Aunque no son por las mismas razones que dijo el expresidente Frei Montalva el otro día por la radio.  

Han sido siete años en el poder. Piensa Raúl: “Estaría bueno que Pinochet deje que otra gente mande, total, como dice el réclame del Gobierno que dan por la tele, ‘estamos bien, mañana mejor’. En la economía no hay problemas y, en general, salvo por uno que otro extremista, hay armonía y paz”.

No obstante, tales opiniones, Raúl se las guarda para la intimidad de su casa, de su pieza, del baño. ¿Para qué sacarlas de ahí? La publicidad es innecesaria aquí. 

De vuelta al cubículo, el lápiz que el hombre con su mano derecha amordaza, circunda la raya del “No”, a punto de ratificar su decisión sellándola con otra línea perpendicular. De pronto, como un rayo, Raúl se pasa un rollo de película: ¿y si hay cámaras escondidas grabándolo? ¡Qué pavor, socio! 

A la velocidad de la luz, el ciudadano cambia de opinión y con más seguridad que antes marca la opción “Sí”, bajo la tranquilidad que le da seguir al vulgo y pasar inadvertido. ¿Cargo de conciencia? Nada, es solo un voto… Un voto que se junta con otros 4 204 879, y que al final del día marcan la tendencia del 67 % a favor de la nueva constitución, en contra de la opción contraria que llega solo a 1 893 420 escuálidas preferencias. 

Raúl mira la tele de noche y sonríe: “Casi”. 

A kilómetros, brindan triunfalmente no solo en La Moneda, sino que también en dependencias del Estado y cuarteles. Hay funcionarios públicos que tanto les ha gustado la democracia, que durante el día pasaron a votar unas tres, cuatro y hasta cinco veces. ¡Eso es amor por la patria!

***

Ahí están. Las empanadas de pino que se repiten en gargantas y mesas, y el vino que acaba de ser desparramado lejos del vaso que lo sostenía. Todo ha sido por la emoción del hincha cuando el sol ya se ha ido. “¡Golazo!”, grita el hombre, aun cuando ni él ni ningún televidente ha podido ver el incidente. La imagen del aparato se quedó con la imagen intrascendente de Manolito Rojas levantándose del suelo, mientras lo interesante pasaba fuera del cuadro. Seguramente el director de televisión es argentino, y le ha salido del alma no mostrar un gol hermoso, de espaldas al arco, de “chilena” en el mismo día de las Fiestas Patrias; un puñal en la retaguardia trasandina que solo una cámara detrás del arco logra apenas testimoniar.

El chileno Sandrino Castec, con una pirueta que derrota al magistral Fillol, marca el empate frente a los actuales campeones del mundo, en su propia casa, en Mendoza, después de ir perdiendo por dos goles a cero. Desde sus respectivos lugares, Pasarella, Tarantini, Luque y el prometedor Diego Armando Maradona se sorprenden por el cambio de un resultado que parecía encementado en su orgullo. Habían olvidado los trasandinos que, si bien no son una potencia mundial, los rojos de camiseta Adidas son los actuales vicecampeones de América. Si la selección de Santibáñez ha sido capaz de hacer esto a los campeones del mundo, no hay que ponerle techo al futuro, este se ve esplendoroso. Adiós, Argentina, nos vemos en España 1982.

 

Contenido Relacionado
Oscar Contardo y futuro del proceso constituyente: «La unidad de la derecha es lo único que veo seguro»

Oscar Contardo y futuro del proceso constituyente: «La unidad de la derecha es lo único que veo seguro»

ADELANTO| Me alimento de newen en la primera línea

ADELANTO| Me alimento de newen en la primera línea

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.