Sonidos

Jorge González a 30 años de «Corazones»: “Ese disco lo impuso el pueblo”

Por: Johanna Watson / Publicado: 19.05.2020
Corazones /
Treinta años cumple mañana uno de los discos más aplaudidos del rock nacional: “Corazones” de Los Prisioneros. Ante tamaña efeméride de nuestra música popular, conversamos con su creador, Jorge González, quien contó para El Desconcierto diferentes aspectos sobre el trabajo que lo posiciona como uno de los compositores más versátiles y uno de los mejores letristas de la música chilena. “Sabía que hacía un clásico”, confiesa hoy.

Compuesto íntegramente por Jorge González,  producido por Gustavo Santaolalla y grabado un estudio de Los Ángeles, Estados Unidos, Corazones (1990) marcó un precedente para el rock y pop nacional. Pese a que en un comienzo no tuvo buena acogida por parte de la prensa y de algunos fans, el tiempo le dio la razón a su creador: hoy,  para muchos, Corazones es la obra cumbre de Jorge González.

Invitar a Jorge a viajar por el tiempo es un ejercicio muy interesante. Sobre todo a aquellos días en que materializaba el disco que cambió la historia de su carrera. Melómano desde siempre, el músico recuerda las influencias que marcaron la tendencia sonora del disco al igual que su relación con Gustavo Santaolalla, galardonado productor y amigo.

– Siempre se habla de que Corazones ha inspirado al pop chileno, pero ¿qué discos o canciones te inspiraron para hacer ese disco?
– La balada latina, todo de Camilo Sesto y el house, que me gusta porque no tiene caras, eso es liberador. Mi música es de baile.

– De hecho, cantaste ‘Fresa salvaje’ en medio de ‘Sexo’ en el Festival de Viña de 1991.
– Camilo era un ídolo, más grande que Nino Bravo, pero Camilo no murió.

– Entonces, ¿el house te inspiraba por el sonido?
– Por el sentimiento. Me influenció mucho la música comercial y lo que escuchaban las personas que amaba: Rick Astley, Bananarama, Taylor Dayne, Depeche Mode y mucho New Order. Todo tiempo pasado fue anterior.

– ¿Cómo fue tu experiencia de trabajo con Gustavo Santaolalla y Gaby Kerpel?
– Asombrosa, me trataron como hermano… la música es una hermandad. Gus (Santaolalla) merece su éxito. Los muchachos me hacían sanguchitos, se me iba el viático en taxis a quién sabe dónde…

– ¿Cómo te sentías emocionalmente durante esos días?
–  Estaba sufriendo de amor. Sabía que hacía un clásico, la música lo decía. No era un hit, era un clásico, uno sabe.

– ¿Y cómo se siente saber algo así?
– Me siento dichoso.

Muchos te quieren amar

Aunque resistido y quizás incomprendido al comienzo, Corazones se convirtió en el disco más exitoso de Los Prisioneros. Sus singles suenan hasta hoy en Chile y muchos países latinoamericanos. Su nivel de impacto y éxito superó toda expectativa, algo que hoy Jorge González observa con asombro.

– ¿Por qué crees que este disco sigue siendo tan exitoso?
– No sé, si supiera haría muchos, pero aún suena. Lo lindo de ese disco es su calidez hecha con computadores, eso se logró porque estos compadres saben.

– ¿Qué sientes por el disco Corazones?
Aún asombro, estoy muy agradecido.

– La gente te lo agradece a ti.
– Gran parte lo hace el receptor. Eligieron creerme.

– Con ese nivel de amor, dolor y pasión de las letras, era imposible no creerte.
– Soy muy afortunado.

– ¿Recuerdas momentos de la grabación?
– ‘Estrechez de corazón’ subió de tono, me quería matar, pero Gus me dijo que podía ser bueno y le compré, tenía razón. Yo la había compuesto en Do Sostenido, quedó medio tono arriba, ya estaba difícil cantarla y la canté como pude.

Jorge González (Cenfoto)

– ¿Cómo lo lograste?
– Con esfuerzo, retándome.

– ¿Eras exigente contigo?
Mucho, además sé que tengo ventaja: soy hombre y tengo ojos verdes en un mundo racista e ignorante. Algo hice equivocado si triunfé, serví al sistema sin querer… o no habría pasado nada.

– De otra forma no habrías llegado a miles de casas, radios, personal estéreo. La gente necesitaba escucharte…
– Parece,  aún escuchan, es un milagro, no menos.

– El milagro del talento.
– Es un tesoro.

Ilustración: Kastro

Toda esa gente que está mal

La prensa chilena de los años ochenta y noventa fue marcadamente mezquina con el trabajo de Los Prisioneros. Sus giras fueron muy exitosas, convocando a miles de personas. Sin embargo, estos méritos nunca fueron reconocidos en su justa medida. La negativa relación y trato de la prensa al grupo sólo ha podido repararse a través de los años, aunque quizás falta mucho por hacer y reconocer.

– Cristóbal González, en su libro Latinoamérica es Grande (2019), habla de la gira del Corazones del año 91 fuera de Chile. ¿Sabes de ese libro?
– Es bueno que se cuente esa historia, cuando nos prohibieron en Chile no lloramos, nos fuimos a otros países. Y fue un sueño hermoso, además (irse de gira) a los 25 años es un juego.

– En ese texto, se abordan temas como las injustas críticas de la prensa chilena. ¿Cómo sentías eso en esa época? 
– Era incómodo, pero me parecía que estábamos en lo correcto. Si los fachos aplauden estás mal. La prensa de esa época era igual que ahora, un circo fome, con propaganda y dogma de lo que se supone nos amenazaba el socialismo: pérdida de libertad e hípervigilancia.

Miguel Tapia, Cecilia Aguayo y Jorge González.

– También, Cristóbal menciona el impasse que tuviste en Venezuela con Fito Páez en un show de la gira, ¿lo recuerdas?
– La Cecilia (Aguayo) le botó un trago, todo mal. No tengo claro qué pasó, pero seguro era una pelotudez de Páez, flor de forro.

Al dolor de tu llanto

La mancha de sangre que entinta de rojo una camisa blanca de hombre, retratando el corazón roto de su autor, fue la manera en que Corazones anunciaba, sin rodeos, que lo que íbamos a escuchar provenía del dolor. Sin embargo, el diseño que Vicente Vargas hizo a partir de la fotografía de Alejandro Barruel, a pesar de ser hoy un icóno en la memorabilia de la música chilena, no fue ni esdel gusto de González.

– ¿Te acuerdas de cuando hicieron la foto del disco?
– ¿Esa tapa horrible? Había una foto de la banda, pero Claudio se fue y se improvisó esta garcha. Es horrible.

– ¿Por qué no te gusta?
– Es cebolla, de mal gusto, evidente.

– ¿Cómo te hubiera gustado que fuese?
– Que hubiera aparecido un jardín selvático.

Carátula “Corazones”

Y no me digas pobre

Los videoclips que promocionaron el disco fueron muy potentes al momento de su estreno y recordados hasta hoy. ‘Tren al sur’, ‘Estrechez de corazón’ y ‘Corazones rojos’, rotaron por diferentes programas de videoclips de la época, incluyendo el canal de música más importante de esos años, MTV Latino.

– De los videoclips que se hicieron para promocionar el disco, ¿hay alguno que prefieras? 
– El de ‘Tren al sur’ es lindo, pero estaba decaído cuando grabamos, sufría de amor perdido. Ahora agradezco vivir así, conociendo el amor.

– Siempre dijiste que tu canción favorita era ‘Tren al sur’.
– Si, yo creo que es la mejor, no es de amor inusual. A Gus (Santaolalla) se le ocurrió un charango. “Eso es norte para ti, pero no para el mundo”, me dijo. Trabajé mucho en esa canción.

– Está llena de detalles.
Y apertura, espacio, fragilidad. Hay artistas que aplastan con su música. Yo planteo que el espacio invita.

– ¿Cómo así?
– Se debe hacer arte abierto, no que impresione, para que sea completado por el auditor.

Captura video ‘Corazones rojos’

– ¿Recuerdas en particular el rodaje de alguno de los otros videos?
– El de ‘Corazones rojos’ no me gustó. Yo quería romper cosas en el video: pianos, baterías, guitarras, pero todo el mundo era divo, no quisieron. Los niños que salen en el coro son los que la productora llamó. Yo no estaba ni ahí, estaba muy decaído. No es fácil ser conocido.

– Como dijo Pedropiedra, “no es fácil ser Jorge González”.
– Me encanta esa canción y muchas de Pedro, es un capo, un musicazo. Tocar con él es un privilegio y es un amigo de verdad. Tocó gratis en el Movistar, todo para mi curación.

Cuéntame una historia nueva

A tres décadas del disco que cerró la primera vida de la banda, Jorge González reflexiona sobre el impacto de esas canciones y sobre la emoción impresa en ellas. Un álbum popular que con el paso del tiempo se hizo transversal. Prueba de ello fue el show en el festival Primavera Fauna, un festival de música electrónica e independiente que, sin embargo, recibió a Jorge años después como un hijo pródigo.

– ¿Cómo analizas las letras que escribiste después de 30 años?
– No me quejo, es lo que vivía como joven enamorado de la música. Corazones es un sueño, produce emociones, te lleva a un lindo lugar. Todo buen disco es acto de magia: acompañan, consuelan, reafirman.

– ¿Escuchas tus discos?
– Sí, de repente… poco en verdad, pero la música está en el aire. Escucho Libro, Trenes, no los discos viejos. Amo ‘Ámate’, me la dedico. La música sana, son encantaciones… una vez toqué Corazones para zorrones…

– En el Festival Primavera Fauna, ¿no?
– Sí, y cantaban cada nota. Se la sabían mejor que yo… ya no me desprecian los cuicos. Ellos tienen a Alberto Plaza, no mucho. Fue una hermosa experiencia, todos bailaban al cantar, esa música es para eso.


– Invitaste a Cecilia Aguayo en esa oportunidad.
Y a Uwe , que programó con mejor sonido. Se lucieron, fue muy lindo todo. Fue un gozo estar con mi amiga, ella es familia, brilla como mujer.

– ¿Qué te parece eso de que el disco le guste a los zorrones?
– Un milagro. Ese disco lo impuso el pueblo.

Contenido Relacionado

Fabiana Cantilo vuelve con concierto online y nuevo video

Emiliano Aguayo y su nuevo libro de conversaciones con Jorge González: “Un tremendo compositor, y sin embargo, para la prensa era un maldito”

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.