Noticias

Más de 150 mujeres del arte en América Latina apoyan a colectivo LasTesis en lo que consideran persecución de Carabineros de Chile

Por: El Desconcierto / Publicado: 22.06.2020
/
Entre las firmantes figuran Nelly Richard, Diamela Eltit y Fariden Zeran, entre más de 150 docentes, historiadoras del arte, curadoras, críticas y creadoras de Chile y América Latina, quienes denuncian "estigmatización y persecución judicial de las manifestaciones artísticas feministas aparecidas en los años recientes".

Como mujeres vinculadas a las artes y la cultura en América Latina, ancladas a las luchas de las mujeres contra la violencia patriarcal y estatal en todo el continente, nos declaramos en abierto desacuerdo y franca rebeldía frente a la estigmatización y persecución judicial de las manifestaciones artísticas feministas aparecidas en los años recientes: una reacción oligárquica a la crítica intelectual que estos trabajos realizan de las condiciones de precarización y silenciamiento de los cuerpos feminizados en esta región del mundo, y que acompañan en el espacio público a multitudinarios movimientos sociales y políticos. Hoy acusamos este tipo de amedrentamiento y coerción a la libre expresión en la persecución judicial sufrida por el Colectivo Las Tesis por parte de Carabineros de Chile, institución que presentó una denuncia respaldada por el actual gobierno de ese país contra las integrantes de agrupación artística y su performance “Un violador en tu camino” bajo la figura de “incitación a la violencia”.

Junto con manifestar nuestro abierto rechazo a este tipo de restricciones a la libertad de expresión, intolerables en cualquier Estado que se considere democrático como el chileno, advertimos que, como hace 50 años, estas prácticas intimidatorias y de violencia simbólica, política y económica se ejercen aparejadas a las violaciones de los derechos fundamentales de amplias franjas de la población. Antes, durante la revuelta popular de octubre de 2019, acallando el legítimo derecho a la manifestación pública a través de la represión policial. Actualmente, aprovechando el contexto de desmovilización debido al confinamiento, persiguiendo desde las instituciones del Estado a dirigentas/es e intelectuales del movimiento de octubre, restringiendo el trabajo de la prensa independiente a través del estado de excepción, y reteniendo en la cárcel a las/os presas/os políticas/os de la revuelta sin un juicio próximo, arriesgando la vida en centros penitenciarios ferozmente afectados por la enfermedad. Todo esto junto a la severa restricción del libre acceso a la salud para los sectores más vulnerables del país, un derecho humano fundamental en el contexto de una pandemia mundial que no está asegurado.

Tanto en la revuelta de octubre como durante la crisis sanitaria actual, las mujeres han asumido en sus cuerpos la primera línea contra la violencia y el cuidado de las mayorías en Chile y el Wallmapu. Desde su origen Un violador en tu camino y otros trabajos artísticos feministas desplegados en la movilización constituyeron una forma de expresión del malestar, pero también un método de defensa a través del arte ante la desmedida violencia política, sexual e institucional ejercida sistemáticamente por las policías chilenas sobre las mayorías, y particularmente sobre los cuerpos feminizados y las disidencias. Del mismo modo, y como han valorizado diversas investigaciones especializadas en años recientes, el arte público de mujeres consolidado con fuerza durante el “mayo feminista” del año 2018 sienta sus bases en una larga historia de prácticas políticas artísticas e intelectuales llevadas a cabo por organizaciones autónomas y autoconvocadas de mujeres en territorio chileno. Un patrimonio que trenza la obra de performance realizada por agrupaciones como LasTesis a los movimientos de mujeres de los años cuarenta, sesenta y ochenta, este último alzado contra la dictadura de Pinochet, que también se armaron del arte y el acuerpamiento en el espacio público para exigir su integración a la vida política y el fin a la violencia policial e institucional.

Acusamos que hoy, como durante la dictadura cívico-militar, el Estado chileno utiliza prácticas intimidatorias para mitigar el movimiento de mujeres por la defensa de sus derechos y espacios vitales. Reconocemos en este ejercicio de persecución intelectual el deseo de desinformar, estigmatizar las prácticas artísticas críticas, así como parcializar la mirada pública sobre estas expresiones a partir de la instalación de una idea elitista del arte y la cultura, que define desde el gobierno y por fuera de sus comunidades cuáles obras serían “buenas” y cuales “malas”. Su objetivo general es el de justificar la violencia policial, militar y judicial de carácter oligárquico que se ejerce actualmente en Chile, y que se agudiza en las últimas semanas contra las prácticas artísticas políticas como un espacio histórico de la libre expresión popular.

Como mujeres del artes y la cultura trenzadas en nuestra propia defensa a lo largo de todo el continente, exigimos el cese inmediato de los procesos judiciales y represivos contra el colectivo LasTesis y cualquier otra agrupación artística actualmente existente en Chile. También el fin a las medidas de restricción a la libre circulación que afectan a los medios de prensa independiente en ese país, solicitando para estos los mismos derechos que aquellos otorgados a la privilegiada prensa empresarial durante la pandemia. Asimismo, hacemos nuestras las demandas de Un violador en tu camino y exigimos al Estado chileno, a Carabineros de Chile y a todas las instituciones involucradas, el juicio y castigo a quienes resulten responsables de las violaciones a los derechos humanos perpetradas en Chile a partir de octubre de 2019, con un especial énfasis en quienes perpetraron la violencia política sexual contra mujeres y disidencias en los meses más álgidos de la represión. Finalmente, exigimos la derogación de todas las disposiciones “legales” y proyectos de ley impulsados por el gobierno de Sebastián Piñera en materia de orden público, en un ruin aprovechamiento político del actual contexto sanitario para ejercer un castigo vengativo contra quienes ejercen el libre derecho a la protesta en Chile.

Como artistas, escritoras y profesionales autoconvocadas, exigimos el cese inmediato de estas prácticas de violencia política y simbólica, que constituyen asimismo un perjuicio al espacio de trabajo, desenvolvimiento económico y libertad de expresión de cientos de creadoras que habitan Chile y el Wallmapu. Todas estas condiciones fundamentales para cualquier práctica artística contemporánea en nuestro continente.

MUJERES DEL ARTE AUTOCONVOCADAS EN AMÉRICA LATINA

 

Contenido Relacionado

Ficwallmapu en We Tripantu con música y poesía de pueblos indígenas

“Aún estamos vivos”: Artistas mapuche y adherentes denuncian aumento de despliegue policial y militar desde la pandemia de COVID-19

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.