Nacional

El perfil de Joaquín García, el joven que le dio un cabezazo a Álvaro Corbalán

Por: El Desconcierto | Publicado: 16.03.2016
El viernes pasado, el accionar de un joven reo de la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) que le propinó un cabezazo a Álvaro Corbalán al interior de la prisión, se hizo conocido en todo Chile. De inmediato y sin muchos antecedentes acerca de su identidad, las redes sociales aplaudieron al muchacho. Horas más tarde se supo que se trataba de Joaquín García, un estudiante anarquista de 22 años.

El viernes pasado, el accionar de un joven reo de la Cárcel de Alta Seguridad (CAS) que le propinó un cabezazo a Álvaro Corbalán al interior de la prisión, se hizo conocido en todo Chile. De inmediato y sin muchos antecedentes acerca de su identidad, las redes sociales aplaudieron al muchacho. Horas más tarde se supo que se trataba de Joaquín García, un estudiante anarquista de 22 años.

A cuatro días del hecho, un video que fue dado a conocer por la periodista Alejandra Matus muestra el momento exacto en que Joaquín García se topa con Corbalán en uno de los pasillos de la CAS y se abalanza sobre él para golpearlo con su cabeza. Testigos del hecho mencionaron que, además, lo escupió y le gritó «¡asesino!».

¿Pero quién es este prisionero? Se llama Joaquín García, tiene 22 años y, hasta el momento de su detención estudiaba Psicología en la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. En noviembre de 2015, funcionarios de Carabineros llegaron hasta su casa en Vitacura tras un seguimiento de meses que lo involucraban con un grupo «anarquista antisistémico» según palabras del fiscal regional Metropolitano sur, Raúl Guzmán.

Tras la colocación de una bomba casera en dependencias de la Escuela de Gendarmes de San Bernardo, por parte del joven Kevin Garrido (18), capturado minutos más tarde mientras huía en bicicleta, el nombre de Joaquín García asomó, según las investigaciones, como el cerebro de esta y otra operación de las mismas características, ocurrida en octubre de ese año contra la 12º Comisaría de San Miguel y que logró ser frustrada antes de su detonación. La prueba que manejaba la fiscalía en contra de García correspondía a un teléfono celular que supuestamente pertenecía a un familiar del imputado, aparato con que se pretendía activar la bomba en San Miguel.

En abril se cumplen los cincos meses de investigación que estudia la responsabilidad de García en los hechos. Su abogada defensora, María Paz Martínez indicó que «Mi representado no tiene relación con la otra persona detenida. Son conocidos, pero ellos no estaban juntos». Mientras se espera la resolución judicial, amigos del estudiante de psicología señalan que se trata de un nuevo montaje contra los grupos anarquistas, esta vez para inculpar injustamente al joven, quien luego de agredir a Corbalán dentro de la CAS, fue castigado con 30 días sin recibir visitas.

Revisa aquí la carta que Álvaro Corbalán le envió a Joaquín García tras la agresión.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.