Nacional

Simón Escalona, el otro familiar socialista con problemas en Gendarmería

Por: Antonia Orellana | Publicado: 12.07.2016
En total, Simón Escalona trabajó cerca de 15 años en Gendarmería de Chile. Su sueldo fue creciendo desde los $3.129.000 de 1997 a los $7.566.000 en 2006.

El jueves 7 pasado el presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, vivió uno de los capítulos más duros de la polémica por la millonaria pensión de Myriam Olate, su ex esposa y ex subdirectora técnica de Gendarmería, luego de que se jubilara de la institución con una pensión mensual de $5.215.000. Su aliado de la Nueva Izquierda por años, Camilo Escalona, vicepresidente del PS, declaró que la pensión de Olate atenta “contra el sentido de igualdad de la ley” y apoyó medidas disciplinarias en el partido.

Sin embargo, la fuerte arremetida del ex senador no fue bien vista en todo el Partido Socialista. Fuentes cercanas a corrientes opositoras a Escalona en la tienda señalaron a El Desconcierto que sus declaraciones fueron “innecesarias y arriesgadas. El tema se estaba trabajando en la propia bancada, buscando una solución tipo comisión investigadora, y Escalona le dio más ruedo en la derecha”.

La calificación de arriesgada, en tanto, puede deberse al hecho de que el veintiocho de agosto de 2012, su hermano Simón Escalona Medina fue sentenciado a devolver a Gendarmería de Chile $6.772.036 millones de pesos más las costas del juicio que en su contra llevó el Fisco desde 2010. De acuerdo al escrito del 2º Juzgado Civil de San Miguel, la sentencia “nace del hecho de haberse percibido reiteradamente por el demandado dineros que no le correspondían”.

La investigación se inició cuando, en 2007, el director nacional de Gendarmería de esa época, Alejandro Jiménez (PRSD) aceptó la renuncia que presentó Simón Escalona a su cargo en el Patronato Nacional de Reos, que depende del servicio de prisiones. “Hacía poco e iba nada” declaró Jiménez en ese momento, apuntando a la docena de licencias médicas que presentó el hermano de Camilo Escalona entre 2003 y 2005. Pese a que fueron todas rechazadas por el Departamento de Contabilidad y Presupuesto, Simón Escalona percibió su remuneración completa en todas esas ocasiones.

En total, Simón Escalona trabajó cerca de 15 años en Gendarmería de Chile. Su sueldo fue creciendo desde los $3.129.000 de 1997 a los $7.566.000 en 2006. Además, la mayor parte de sus años de Gendarmería los pasó en comisión de servicio en distintas reparticiones públicas. El periodo investigado y sancionado por la jueza Carmen Gloria Escanilla fue especialmente activo políticamente para el menor de los Escalona, que en ese momento era Coordinador Metropolitano en la facción Nueva Izquierda, sin darse tiempo a los descansos por licencia. Fue ese rol el que lo enfrentó a la directiva del PS que lideraba su hermano Camilo, a quien acusó de llevar una conducción “estalinista”, renunciando finalmente al PS en mayo del 2008.

En marzo de 2007, poco antes de renunciar a Gendarmería, denunció que miembros de la mesa PS habrían llamado a la subdirectora administrativa de Gendarmería, nada menos que Myriam Olate -la ex esposa de Andrade cuya pensión millonaria se puso en duda la semana pasada – para pedirle su renuncia luego de que expresara críticas a la conducción del PS. «Había tomado la decisión personal de hacerlo en diciembre. Pero como me vi en esta situación coercitiva, de parte del señor (Marcelo) Schilling -secretario general del PS- postergué mi decisión hasta ahora (10 de marzo), para que no se entendiera como que era permeable a las amenazas», relató en ese entonces a El Mercurio.

Pese a esa versión de persecución política, en 2008 la Contraloría General de la República dictaminó que Simón Escalona debía restituir los fondos adeudados por licencias médicas rechazadas, llevándolo al juicio que terminó en 2012. Recién el 5 de agosto de 2015 se levantó el embargo sobre los bienes de Simón Escalona Medina.
Revisa la sentencia completa del 2º Juzgado Civil de San Miguel: 

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.