Nacional

La denuncia por abuso sexual contra el profesor que se opone a que el Instituto Nacional sea mixto

Por: Natalia Figueroa | Publicado: 26.03.2019
La denuncia por abuso sexual contra el profesor que se opone a que el Instituto Nacional sea mixto instituto nacional | Toma en el Instituto Nacional / Agencia Uno
La denuncia por abuso sexual en contra del profesor de matemáticas del Instituto Nacional, Óscar Godoy, fue interpuesta en abril de 2017 y está vigente en la Fiscalía Metropolitana Sur. El docente ha hecho clases en este colegio desde fines de los 90, aunque el caso es externo y era desconocido hasta ahora en el establecimiento. “Las niñitas tienen que ir a colegios de niñitas”, fue una de sus frases que se difundió la semana pasada a propósito del debate que se está dando para que el colegio pase a ser mixto.

Javiera Henríquez (23) recuerda bien cuando Óscar Godoy Palomo (66) la sentaba sobre sus piernas para enseñarle matemáticas. Mientras ella sostenía su cuaderno y escribía ejercicios, él la tocaba por debajo de la ropa y muchas veces, después de eso, la acostaba en su cama. Entonces, iba en segundo básico y vivía en La Cisterna, la casa que Godoy arrendaba y compartía con su mamá y su hermano, Felipe, dos años menor que ella.

Me manipulaba emocionalmente, decía que me amaba y que no le contara a mi mamá porque me iba a dejar de querer. Cuando ella no estaba, me trataba como una mujer, como su esposa y me enseñaba lo que más podía para que fuese una adelantada. Es un pederasta”, afirmó a El Desconcierto.

Con Godoy vivían en una casa antigua que quedaba en el paradero 19 de Gran Avenida y que tenía un patio grande, con árboles al fondo, donde ella jugaba con su hermano. Después del colegio, Javiera dice que los recibía una señora que se encargaba de cuidarlos hasta que llegara su mamá del trabajo. Pero en varias oportunidades, Godoy llegaba antes a la casa y le decía que se fuera, que iban a estar bien. Ahí pasaban un par de horas solos.

La denuncia por abusos sexuales –a la que accedió El Desconcierto– es de abril de 2017 y, según declaró Javiera ante la Fiscalía, los hechos se extendieron entre 2007 y 2011. “Me agarró chica y desde ahí nunca paró”, sostuvo. La causa se encuentra vigente, el número de identificación del caso es el 2317 y está a cargo del abogado de la Unidad Especializada de Violencia Intrafamiliar y Delitos Sexuales de la Fiscalía Metropolitana Sur, Christian Rodríguez Benavides.

Para esos años Godoy hacía clases particulares y también en colegios mixtos pero su preferencia siempre fue el Instituto Nacional. Su fanatismo era tal que insistía en que su hermano entrara ahí y ella, al Liceo 1. En su camioneta tenía pegado un sticker del escudo del Instituto, de color azul y rojo, comentó Javiera, quien tantas veces le escuchó lanzar la frase que de ahí salían “los mejores”, los presidentes.

Desde 1997 que Godoy es docente del colegio y aunque estuvo fuera por un tiempo, se comentaba que lo reincorporaron para no bajar el rendimiento del área porque el profesor Belfor Aguayo, que dictó clases durante 35 años, iba a jubilar. Se reconocía que el departamento de matemáticas era el “bastión de los puntajes nacionales”.

En el Instituto Nacional era común verlo pasar por el patio, con sus libros bajo el brazo, y que los estudiantes lo aplaudieran, sobre todo cuando se conocían los resultados de la PSU. Ahí se escuchaban los ¡Grande profe! Godoy es uno de los profesores que rechaza que el colegio pase a ser mixto. “Está hecho para ser de hombres (…) las niñitas necesitan un colegio para niñitas”, se le escuchó decir la semana pasada, a propósito de esta discusión que se ha dado al interior de la comunidad educativa.

“Era un profesor muy idolatrado, pero eso en el último tiempo ha cambiado por el mismo debate sobre el paso de un colegio monogenérico a mixto”, explica el presidente del Centro de Estudiantes, Rodrigo Pérez.

Otro estudiante que lo tuvo de profesor jefe durante el 2010, recuerda que su buena disposición con el curso cambió radicalmente cuando se iniciaron los paros y las movilizaciones, al punto de notar un desprecio hacia ellos. “Se ponía nervioso, se movía mucho y se descontrolaba cuando le decían que su curso andaba ´revolviendo el gallinero´. Nunca llegó a la violencia física, pero claramente era agresivo verbalmente”, enfatizó.

Captura de Facebook

La historia detrás de la denuncia

Antes de la denuncia, Javiera recibió una inesperada solicitud de amistad de Godoy en Facebook. Ella la rechazó y dejó pasar la situación, pero nuevamente volvió a ocurrir. Después del Año Nuevo recién pasado, Javiera leyó un “Feliz año, mi niña”. Quedó descolocada porque todo esto la ha llevado a una depresión profunda que la ha mantenido en tratamiento psicológico. “Cuando pienso en él, en todo, todavía me siento como una niña de siete años”, reconoció.

Javiera también lo recuerda como una figura imponente. “Es una persona muy potente presencialmente”, aseguró. A pesar de eso, dice que con ella nunca fue agresivo. Le regalaba juguetes y cuando iban sus amigos, con los que a veces tocaban guitarra, a ella la hacía cantar. Tenía un trato evidentemente distinto del que tenía con su hermano. Cuando estaba en cuarto básico, vio que lo tomó y lo levantó para después dejarlo caer. Ella lo increpó y, con rabia y miedo, armó una maleta para los dos. Aunque no tenía donde ir, era una reacción desesperada. Su mamá llegó y decidió cambiarse de casa, pero a los meses volvieron a ese mismo lugar.

Un par de veces Javiera le contestó el celular a Godoy porque con eso, asegura, la hacía sentir importante. “De las veces que contesté recuerdo la voz de una mujer adulta que me habló y me decía ¡mi niña, dime, si a ti te hace lo mismo que le hace a mi hija, cuéntame! Por eso tengo metido que no soy la única”, afirmó.

Su hermano mayor (34), quien no vivía con ellos, pero iba de visita a la casa, recuerda una sensación de frialdad o de marcada territorialidad por parte de Godoy. “No era de forma tan directa, pero no teníamos una comunicación fluida, compartíamos poco”, expresó.

En 2014, Javiera salió del colegio y estudió técnico en párvulos; tres años después decidió denunciar a la ex pareja de su mamá porque lo vio de lejos en La Cisterna. Averiguó donde estaba trabajando y se enteró que seguía ejerciendo como docente en el Nacional, antecedentes que llevó a la PDI y que después pasaron a la Fiscalía.

La mamá de Javiera (59) declaró al poco tiempo de presentada la denuncia donde afirmó que todo era una sorpresa para ella. “Nunca vi una mala conducta, excepto una vez que salí a comprar y a la vuelta los niños me comentaron sobre los garabatos. Yo ahí le dije que con ellos no se metía”, recalcó.

“Me gustaría que estuviera en el registro de abusadores”

La investigación va a cumplir dos años en trámite, sin embargo, después de las declaraciones, no ha tenido avances. “Durante un año me dijeron que tenía que esperar a que me llamaran. Conté lo más secreto que tenía y me dijeron que siguiera esperando. ¿Y qué está haciendo él? Sigue haciendo clases”, reflexionó Javiera.

La abogada de Abofem, Francisca Millán, explica que los delitos sexuales tienen un plazo de prescripción de diez años desde que se cometió el delito y, en el caso de las denuncias de menores de edad, el plazo corre desde que cumplen los 18 años.

“Uno de los principales problemas con el tratamiento de los delitos sexuales es que no han logrado permear las instituciones con su relevancia pública y suele suceder que son causas que terminan sin tramitaciones, archivadas o solicitadas para su sobreseimiento. Esto no tiene que ver con el tiempo de demora de la denuncia, sino que con la incapacidad institucional de hacerse cargo”, sostuvo.

El abogado Christian Rodríguez Benavides fue contactado por El Desconcierto para conocer las razones de la demora excesiva en el proceso de tramitación de esta denuncia, pero al cierre de esta edición no obtuvimos respuesta.

Así también, se contactó al profesor Óscar Godoy para tener su versión de los hechos quien, señaló que era “otro ardid grosero, tratando de enlodar mi imagen como profesor de 40 años. La madre salió de mi vida por elegir a otra pareja y se fue robándome mi vehículo y ahora me salen con esta otra historia”, indicó.

Desde rectoría del Instituto Nacional, encabezada por Fernando Soto, dijeron desconocer estos antecedentes. “No existe información oficial”, respondieron desde la secretaría.

El Desconcierto decidió proteger los nombres de las fuentes consultadas para este reportaje a petición expresa de la joven denunciante y de su familia para evitar represalias. “Más que cumpliera una condena de cárcel, me gustaría que estuviera en el registro de abusadores sexuales, porque trabaja con jóvenes”, concluyó Javiera.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.