Nacional

Conmoción por carta de Premio Nacional de Periodismo: «Renuncio a ser conectado a un respirador si puede salvar otra vida»

Por: Carolina Ceballos | Publicado: 09.04.2020
Conmoción por carta de Premio Nacional de Periodismo: «Renuncio a ser conectado a un respirador si puede salvar otra vida» ABRAHAM SANTIBÁÑEZ |
«La vida hay que renovarla siempre. Creo que en esta circunstancia, que es tan inédita, hay una gran oportunidad que, sumada al estallido social, podemos pensar en un país mucho mejor, y para ese país vamos a necesitar gente joven», dijo el académico de casi 82 años, argumentando su decisión de no aferrarse a la vida si eso significa una contribución para que otra persona pueda vencer al coronavirus.

Gran impacto ha causado una carta enviada al diario El Mercurio y publicada ayer, del Premio Nacional de Periodismo 2015, Abraham Santibáñez, quien, en medio de la crisis desatada por el coronavirus en nuestro país y a través de esta plataforma, oficializa su decisión de renunciar a su respirador mecánico en la eventualidad de que, en este contexto de pandemia, contraiga la enfermedad y llegue a necesitarlo.

«Si con ello se puede salvar otra vida», dice argumentando su radical decisión, adoptada en el entendido de que en algún momento la comunidad médica se enfrentará al dilema ético de elegir «a qué paciente apoyar con tratamientos intensivos».

«En la emergencia sanitaria que estamos viviendo, se sabe que el aumento de contagios generará probablemente una crisis por falta de insumos, en especial de respiradores mecánicos», comienza diciendo en su breve, pero contundente misiva el destacado profesional de las comunicaciones, quien por su edad (se encuentra a punto de cumplir 82 años), es considerado una persona de riesgo, a lo que se adiciona su diagnóstico de diabetes.

Pese a que no ha sido diagnosticado con COVID-19 ni ha tenido síntomas, Abraham sabe que puede contagiarse y ya tiene claro que no será un obstáculo para que otra persona pueda seguir viviendo, pese a que sus ganas «de compartir todavía un tiempo más con mi familia y, muy especialmente, con mi nieta María Pía, que recién se asoma a la vida», como él mismo lo expresa en su conmovedora carta.

«Es muy posible que se llegue a un momento en que los médicos deban enfrentar un terrible dilema ético al tener que escoger a qué paciente apoyar con tratamientos intensivos (…) Para ayudar a resolver ese dilema, aunque sea un aporte pequeño, renuncio desde ya a ser conectado a un respirador artificial si con ello se puede salvar otra vida. Ya lo han hecho algunos pacientes e incluso lo han manifestado ciertas personalidades», dice luego Santibáñez en la comentada misiva que concluye asumiendo que se trata de «un deber de solidaridad» que lo motiva a hacer extensiva una convocatoria «a quienes piensen como yo, a que se sumen en este esfuerzo».

En entrevista con TVN, Abraham ahondó luego en su decisión y dejó claro que no pretende ser visto «como un modelo», pero que «la solidaridad a veces se nos olvida (…) Hay gente solidaria, pero también hay excesos y esto es algo que me motiva desde siempre», dijo.

«Creo que es lo que en este momento correspondía decir. Es que yo he tenido una muy buena vida. Estoy un poco deteriorado y también tengo diabetes, quisiera seguir viviendo mucho tiempo más, pero siento que también llega un momento en que uno ha cumplido ciertas metas», aseguró luego el académico.

«La vida hay que renovarla siempre. Creo que en esta circunstancia, que es tan inédita, hay una gran oportunidad que, sumada al estallido social, podemos pensar en un país mucho mejor, y para ese país vamos a necesitar gente joven», concluyó.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.