Nacional

Daniel Jadue y su eventual camino a La Moneda: “Hasta los cómplices pasivos de la dictadura tienen derecho a tener candidatos, menos nosotros…Eso es esquizofrénico”

Por: Sebastian Palma | Publicado: 27.07.2020
Daniel Jadue y su eventual camino a La Moneda: “Hasta los cómplices pasivos de la dictadura tienen derecho a tener candidatos, menos nosotros…Eso es esquizofrénico” Daniel Jadue |
A una semana de reconocer su disponibilidad para participar en una carrera presidencial, Daniel Jadue analiza las opciones de gobernabilidad de un liderazgo comunista. En diálogo con El Desconcierto, el alcalde de Recoleta también responde a las críticas de la oposición tras su anuncio, analiza la crisis de gobierno, dice que el retiro del 10% no significa una unidad en la oposición y opina que las opciones de que Joaquín Lavín sea el candidato de la derecha son limitadas. “No creo que Lavín la tenga fácil. Varios en su sector lo han atacado porque él tiene ideas distintas y las manifiesta claro”, dice Jadue.

Daniel Jadue causó un terremoto político luego de señalar que está absolutamente disponible para ser presidente, abriendo así la posibilidad de que el alcalde de Recoleta sea la carta comunista para competir en las próximas elecciones presidenciales.

Las declaraciones de Jadue, sin embargo, no cayeron bien en emblemas de la Nueva Mayoría. “Ponerse a hablar de candidaturas presidenciales hoy es una falta de respeto”, dijo el senador Carlos Montes (PS). “La diversidad del país no se refleja en los extremos y la polarización. Chile puede más que optar entre Jadue y Lavín”, disparó el excanciller Heraldo Muñoz (PPD).“Sería un desastre para el país que la gente tenga que elegir entre un comunista y un UDI”, señaló el diputado Fuad Chahín (DC).

No hay publicidad mala, dicen. Con todas las críticas, quedó claro que la figura de Daniel Jadue no le es indiferente a nadie. Precisamente, es el alcalde quien a dos años de las elecciones presidenciales se posiciona como el único liderazgo de la oposición que le puede hacer frente a una eventual candidatura de Joaquín Lavín.

Eso, al menos, según la última encuesta Cadem que posiciona a ambos jefes comunales con las mayores preferencias presidenciales con 6% para Jadue y 7% para Lavín, ambos muy por encima de las figuras que los siguen, como José Antonio Kast (2%) y Franco Parisi (2%).

-¿Cómo recibió las críticas desde personeros de la Nueva Mayoría cómo Heraldo Muñoz?

-Le aconsejaría un poco de humildad, sencillamente. Esto de pensar que Chile merece más que estas dos supuestas alternativas, los sitúa en un lugar de que ellos fueran eso y mucho más. Es el pueblo de Chile el que dirá quiénes están hoy día en condiciones de liderar procesos de transformación profunda que la sociedad quiere. Yo le puedo asegurar que Heraldo y Fuad no son quienes pueden ocupar ese espacio.

 –Pero también recibió apoyo de Camila Vallejo, de su partido, y de otros históricos. ¿Qué le parece este espaldarazo de su sector?

Quiero dejar claro que primero soy candidato a la reelección de Recoleta, porque aquí queda mucho por hacer. Si después de esta elección se dan otras posibilidades, porque la ciudadanía, el partido, el conglomerado, lo decida, yo creo que efectivamente tenemos todo el derecho, como cualquier ciudadano, a tener candidaturas. Lo raro en este país es que pareciera ser que todos, incluso los que han sido cómplices pasivos de dictadura y asesinatos, tienen derecho a tener candidatos, menos nosotros, los comunistas. Eso me parece que es esquizofrénico porque no consideran una cosa bien relevante: las ideas que el PC planteaba hace 25 años y que la mayoría no compartía, hoy día son casi un común denominador del pensamiento en Chile.

Usted dijo que primero es alcalde de Recoleta, pero resulta difícil no tratarlo como un precandidato. ¿Ya se ha conversado de esto en un partido disciplinado como el PC?

-Esto de que ha aparecido una declaración mía, es solo una respuesta a una pregunta absolutamente insistente de un periodista en un conversatorio. Cuando a uno le preguntan uno responde lo que tiene que responder, pero aquí yo no he lanzado ninguna candidatura, el PC tampoco. Efectivamente, se han dado cambios en la sociedad que hacen prever que un candidato comunista en las próximas elecciones le podría ir bastante bien. Pero el partido todavía no ha tomado la decisión definitiva.

-¿Ve posible la gobernabilidad de un gobierno comunista?

-Yo la veo más posible que la gobernanza de hoy. Quien más garantiza la posibilidad de que Chile tome el camino del desarrollo no son gobiernos que declaran la guerra a su pueblo, que no entienden la dimensión de la crisis, que no tienen consciencia de la pobreza y el hacinamiento que hay en los sectores populares. Yo creo que los que más auguran la posibilidad de tener un país donde se pueda vivir, trabajar e invertir con certeza no son este tipo de gobiernos, tienen que ser otros. Chile tiene que ver si se anima a esa posibilidad.

-¿De qué no podría prescindir un gobierno comunista?

-De incrementar los derechos sociales del Estado, no podría prescindir de recuperar los recursos naturales, de incorporar más elementos de democracia directa en el sistema político de tal manera de acercar y reconstruir la confianza en la política, no podría prescindir de reconocimiento constitucional de los pueblo originarios y de avanzar de manera decidida, clara y concreta hacia un estado plurinacional y multicultural. Tampoco podría prescindir de reconocimiento constitucional al trabajo doméstico, y efectivamente a tratar de construir un sistema de seguridad social que le permitiera a cada chileno y chilena vivir de manera digna desde que nace hasta que muere sin tener que vivir angustiado, que es un elemento súper relevante. Nosotros no aspiramos a tener un gobierno comunista, nosotros aspiramos a tener un gobierno de una coalición mucho más amplia, que en una de esas pueda ser liderado por una o un comunista, pero no estamos pensando en implantar el comunismo porque no están las condiciones hoy día.

-Pero para eso se necesitan alianzas. ¿Con quién podrían formar ese gobierno? Queda más o menos claro que con la DC no.

-Esa sería una decisión que tendría que tomar la DC. Nosotros no somos de veto. Acá quién ha dicho que no va a ir con los comunistas a ninguna parte es el presidente de la DC, ni siquiera toda la DC (…) Nosotros ya tenemos una coalición con el Pro, con los regionalistas verdes, ha surgido el Chile Digno, que incorpora fuerzas que se salieron del Frente Amplio. Por lo tanto, yo creo que la alternativa de una unidad de la izquierda se va consolidando a una velocidad creciente. Una vez que esto se haya consolidado tenemos que ver si es ampliable a una parte de los que gobernaron con las tesis socialdemócrata, pero eso es una decisión de ellos. Pero si se puede ampliar con ellos, y no solo hablo de la DC, hablo del PPD, del PS, ellos tendrán que verlo, nosotros tenemos claro lo que queremos hacer. Lo que sí no hay posibilidad, es que nos volvamos a juntar para hacer un programa desde la hegemonía socialdemócrata, eso ya no va.

-¿Cuál sería la tesis entonces?

-Superar el capitalismo en forma de organización social. O sea, nosotros reconocemos la iniciativa privada, la importancia de la propiedad privada, pero tiene que haber una dirección estratégica de un Estado que asegure el bien común de todas y todos (…) Cuando se dice: vamos a garantizar derechos esenciales, hay que ver cómo se financian y eso va a ser con una contribución mayor de los que más tienen. Aquí quiero poner de ejemplo a los 83 de los más millonarios del mundo que están pidiendo a gritos que les cobren más impuestos, porque a ellos no les baja ni un gramo su nivel de vida, y están conscientes de que tienen que aportar mucho más. Lamentablemente, dentro de esa carta no está ningún chileno, ni el Presidente. Pero hoy día yo le puedo asegurar que hay un conjunto importante de empresarios que están iniciando un proceso de cambio y que quieren construir un país distinto. Yo creo que con ellos vamos a poder trabajar perfectamente.

Agencia Uno

-¿Usted está diciendo que existe ese perfil de empresarios en Chile?

-Se lo afirmo, porque tenemos trabajo con ellos. No son solo pequeños, medianos y microempresarios, son algunos empresarios de bastante capacidad, y ellos entienden que Chile tiene que ser distinto.

Con respecto a esto, usted implantó una serie de servicio populares en Recoleta. ¿Eso se haría ampliable a un gobierno?

-Sin lugar a dudas. Yo creo que en la sociedad actual hay un espacio tremendo para los empresarios privados, para las cooperativas, también para la propiedad mixta y estatal. En Europa existen más de 1.800 empresas municipales y nadie se sorprende ni dice que eso sea una aberración. Hoy día en Recoleta eso está funcionando. Creo que hay espacio en la sociedad para construir un mundo mejor. Los comunistas estamos muy conscientes y tenemos un programa que es gobernar para todos. Queremos construir un país en el que todos los proyectos personales y colectivos sean viables, que no es lo que pasa hoy en día.

-¿Dónde cree usted que sería clave que el Estado tuviera injerencia? Me imagino que los servicios básicos…

-Algunos servicios básicos, algunos emergentes, como el tema de la evolución de internet que hoy día es un elemento fundamental. Esto no lo entiende el gobierno que plantea clases en línea sin entender que en los sectores populares, menos de 40% tiene acceso a eso. Además, están algunas empresas estratégicas, las empresas de extracción, las empresas que tienen que ver con la minería metálica y no metálica, los recursos naturales, la explotación del mar, de los bosques. Yo digo que ahí no tienen que ser empresas estatales, tiene que haber una relación entre los beneficios que se generan y los beneficios estatales.

-Es imposible no proyectar que un sector se sienta amenazado con esto. ¿Está la disposición de pelear con quienes se opongan a un cambio de modelo?

-No hay ninguna disposición de pelear con nadie, pero hoy día tenemos buenas noticias, hay multimillonarios que están pidiendo que les suban los impuestos, le puedo asegurar que va a ser difícil que puedan retirar sus platas porque donde vayan les van a cobrar más impuestos que acá. Efectivamente hay empresarios que no le tienen un ápice de amor a Chile, aquellos que al más mínimo desvío de sus intereses personales amenazan con llevarse las platas, creo que Chile va a tener en algún minuto que aprender a arreglárselas sin ellos. Ellos solo aman sus riquezas, entonces yo creo que Chile va a tener que tomar una decisión, vamos a seguir aceptando la extorsión de aquellos empresarios o nos vamos a quedar con esa gran cantidad de empresarios que aman a Chile y están dispuestos a ceder una mayor contribución, a ganar un poco menos.

Reforma Policía y Fuerzas Armadas

Otro tema que le importa a parte de la ciudadanía es una reforma a las policías ¿Ve posible eso?

Necesitamos una reforma urgente, no solo a las policías, sino también a las Fuerzas Armadas. Se debe tratar de construir una estructura en ellas que despeje un tema esencial, que las balas y las armas que compramos todos los chilenos son para defender las fronteras y no para matar chilenos. Esto tiene que ser base de una nueva cosmovisión y organización de las Fuerzas Armadas y Carabineros. Yo tengo una discrepancia grande, creo que hay que fortalecer el rol de Carabineros, hay que disminuir la cantidad y aumentar el salario y definir mucho mejor su función con una policía completamente desmilitarizada que contribuya a crear sensación de seguridad. También creo que los chilenos y las chilenas tienen que tener el mismo sistema previsional que los uniformados. O los militares terminan con las AFP o todos terminamos con el sistema de reparto corregido.

-Con respecto al retiro del 10%. ¿Cree que en Chile hubo un cambio luego de la discusión que culminó con el retiro?

-Siempre parto aclarando que yo no era partidario del retiro de los fondos porque no me parecía que los trabajadores pagaran la crisis. Hubiese preferido otra fórmula, pero esto lo tuvimos que asumir como una urgencia, debido a que este gobierno no hizo lo que tenía que hacer. Cuando un gobierno no hace lo que tiene que hacer se tiene que recurrir a las herramientas que hayan disponibles para poder ayudar a la gente. Por lo tanto, estoy muy contento de que esto se haya logrado, porque no es solo un tema económico importante para la ciudadanía, sino que, además, simbólicamente importante para la discusión política del país. Creo, además, que la gente tiene convicciones esenciales que hacía mucho más posible esta derrota para el gobierno.

-¿Cuáles son esas convicciones?

-La primera es que las pensiones iban a seguir siendo miserables con retiro o sin retiro, de eso nadie tiene dudas en Chile. Lo segundo es que como estamos en un proceso constituyente, de facto y en marcha, toda la gente está muy consciente de que el problema de las pensiones en el próximo período se va a resolver de una manera distinta. Lo tercero es lo que parecía intocable hace 20 años, hoy día se volvió francamente prescindible. Lo cuarto es que un porcentaje enorme de gente que va a retirar sus fondos los va a invertir en consumos directos, cosa que hoy día está detenida y, por lo tanto, ese dinero no se va a ir afuera del país, no se va a ir a ahorro, no se va a ir a lujos, sino que se va a ir, efectivamente, a consumo directo en la pequeña y mediana empresa, a los pequeños almacenes de barrio, a pagar deudas, por lo tanto, hasta la banca puede que no esté tan molesta al final de cuentas.

Pese a eso, el retiro significa un golpe a Sebastián Piñera. ¿Cómo ve la gobernabilidad del presidente y sus ministros?

-El 18 de octubre se consolida un proceso de toma de consciencia acerca de la necesaria transformación de Chile. Creo que en ese minuto es cuando Piñera se empieza a quedar sin gobierno.

/ Agencia Uno

-¿Por qué?

-Porque tiene que renunciar a su programa neoliberal, porque tiene que renunciar a su ideología, ya no puede operar con sus propias ideas, sino que tiene que empezar a operar, como ese memorable 8 de marzo, cuando todos decían que no quería que se hiciera la manifestación, y al día siguiente sale Piñera a saludar a las mujeres. O sea, las vueltas de carnero que se ha tenido que dar este gobierno han sido brutales. La pandemia terminó por sepultar al gobierno, porque además asumió una estrategia que demostró que no estaban capacitados para gobernar y que no estaban cuidando a los chilenos, sino que estaban cuidando su propio bolsillo. Entonces, hoy la posición del gobierno es tremendamente débil. Piñera es un paciente que está en un estado crítico, que no tiene como salvarse, pero que uno podría mantener conectado mucho tiempo, siempre y cuando su sector no decidiera deshacerse de él, hay varios que lo quieren hacer.

-¿Cómo quién cree usted?

-No es necesario personalizarlo, pero claramente hay gente de la derecha que detesta como se ha comportado Piñera sin asumir la propia responsabilidad que tienen.

-Históricos, me imagino.

-No solo esto, también hablo de grandes empresarios que se resistían a que el gobierno gastara, que se resisten al impuesto a los súper ricos.

-¿Usted ve alternativas de que este gobierno puede que no termine en el plazo estimado?

-No, yo no veo posibilidad en el actual escenario de que se altere más el itinerario que tenemos para adelante.

-Otro efecto colateral de esta crisis ha sido una unión en la oposición, que es bastante amplia.

-No, yo ahí no soy tan optimista como usted, no creo que haya unidad en la oposición, yo creo que hay uniones en algunos temas, porque alguna parte de la oposición es partidaria de este modelo, que no son oposición al modelo, son oposición al gobierno solamente

-En otro tema, usted dio entrevistas con Joaquín Lavín…

-Una sola, y una sola vez me he juntado con él por el tema de la inmobiliaria.

¿Le gustaría una eventual disputa política con él?

-No, no es mi tema, yo no voy a definir con quién corro; lo mismo aquí en Recoleta, el candidato con el que voy a competir lo tendrá que definir la UDI. Entiendo que Joaquín Lavín la tiene difícil si es que el sector se va a una primaria, porque en algunas encuestas se dice que Kast en la primaria le gana a Lavín y que Lavín podría ganarle a Kast en una primera vuelta, y yo no sé si la derecha está dispuesta a ir dividida en dos. No creo que Lavín la tenga fácil en su sector porque varios lo han atacado, porque él tiene ideas distintas y las manifiesta claro. Además, eso de salir a abrir centros comerciales con la estrategia del gobierno, de irse a la residencia sanitaria y después decir que está con el 10% y que los programas del gobierno son malos, yo creo que no la tiene fácil.

-¿Y el Partido Comunista también iría a primarias?

-Eso lo va a decidir la gente, yo no tengo problema, es más, yo para la elección de alcalde pedí que hiciéramos primarias acá en Recoleta.

-Es decir, para las presidenciales en su sector va a haber primarias.

-Yo espero que el sistema político entienda que aquí quienes tienen que definir las cosas son la ciudadanía, entonces cuando hay más de un candidato posible en un sector, quien tiene que definir y hablar es la ciudadanía. El PC ha dicho que tiene que haber primarias en todos los cargos, en todas las comunas, para que la ciudadanía escoja sus liderazgos, porque no los escoge uno, los escoge la ciudadanía, porque el pueblo es el que habla.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.