Avisos Legales
Nacional

Santiago de Chile cumple 483 años: De sus megas ataque, terremoto e incendio a sede mundial

Por: Nicolás Sánchez | Publicado: 12.02.2024
Santiago de Chile cumple 483 años: De sus megas ataque, terremoto e incendio a sede mundial Santiago de Chile. | Agencia Uno
Cuando se cumplen 483 años de la fundación de Santiago recordamos distintos momentos de la historia de la ciudad capital que hoy tiene una población de 6,2 millones de habitantes y rankea habitualmente en las listas de las ciudades más pujantes y modernas del continente. Eso sí, ha sido una evolución de casi medio milenio marcada por tragedias naturales y empeñosos hitos de desarrollo que han marcado su identidad.

Sangrienta fundación

En diciembre de 1540 llegó a tierras chilenas Pedro de Valdivia acompañado de 150 españoles y un grupo de indígenas a su servicio. Meses después, un terreno que desembocada en los pies del cerro Huelén (ahora Santa Lucía) llamó su atención por su tierra fértil, su clima agradable y su lejanía respecto a El Perú.

El nombre Santiago rinde homenaje el Apóstol Santiago, «santo a cuya protección Valdivia se encomendó para la travesía y patrono de su país de origen», afirma el Museo Histórico Nacional de Chile.

Meses después de la fundación del naciente Santiago, el cacique Michimalonco, con el fin de interrumpir el proceso de asentamiento hispano atacó la ciudad, quemando los ranchos de paja. No pudiendo abandonar las trincheras, los soldados españoles comenzaron a rendirse ante el cansancio y las heridas provocadas por las piedras y flechas que los mapuche lanzaban.

La pelea que comenzó a las 4 de la mañana y se extendió por más de 12 horas vio la victoria de los españoles cuando Inés de Suárez, conquistadora hispana, tuvo la idea de sembrar el pánico entre los mapuche decapitando y lanzando a los mapuches las cabezas de los prisioneros del enfrentamiento.

Terremoto con mil muertos (1647)

Uno de los terremotos de la etapa colonial de los que hay más registros es el que azotó a Santiago el 13 de mayo de 1647.

«Un repentino remezon que se prolongó durante algunos minutos sacudió la tierra con una violencia extraordinaria, conmovió todos los edificios y en pocos instantes derribaba con un estruendo aterrador los templos y las casas, formando por todas partes montones de ruinas» se detalla en una crónica de la época.

Fueron más de 1.000 los muertos en el terremoto que trajo consigo no solo derrumbes, sino que también pestes y hambruna.

En un Santiago marcado por la religiosidad, llamó la atención lo sucedido con la estatua del Cristo de Mayo en la Iglesia de los Hermanos Agustinos; gracias a los movimientos provocados por el terremoto, la corona de espínas de la estatuilla que representa a Jesucristo se deslizó hacia su garganta, lugar del que fue imposible sacarla para posicionarla de vuelta sobre su cabeza.

El terremoto y sus consecuencias tanto físicas como espirituales fueron relatadas de tal manera que los registros a menudo hacen nexos entre la muerte y la religión.

«Entre las ruinas quedaban sepultados millares de individuos, muertos unos, heridos y estropeados los otros, lanzando estos últimos gritos desgarradores para pedir socorro o para implorar del cielo el perdón de sus culpas», se lee sobre la destrucción de Santiago.

Acuña primera moneda chilena en 1743

Bajo antecedentes como la poca circulación de dinero en Chile y la necesidad de ejemplares propios, se crea el 1 de octubre 1743 la Casa de Moneda. 

Luego de sugerencias de Francisco García de Huidobro, la institución fue abierta en Santiago bajo mando directo del rey Felipe V, gracias al envío a Chile de una Real Cédula que aprobaba la creación del ente.

En 1749 salió el primer ejemplar de moneda chilena, 4 escudos de peso grabados junto a la cara de Fernando VI en media onza de oro.

2.000 muertos en iglesia en 1863

Una nueva catástrofe masiva azotaba la religiosidad chilena el 8 de diciembre de 1963 en la céntrica Iglesia de la Compañía de Jesús, uno de los edificios más concurridos por la sociedad chilena de la época.

Aquel día más de 2 mil personas, en su mayoría mujeres, se reunieron a la conmemoración de la Concepción Inmaculada de María Santísima.

A eso de las cuatro de la tarde, producto de un incendio cuyos motivos nunca se esclarecieron, empezó uno de los horrores más grandes que se ha visto en la historia de la ciudad.

Las decoraciones de la iglesia, todos de material inflamable, no tardaron en esparcir el fuego que en cuestión de minutos se apoderó de la iglesia. Las dos mil personas allí presentes intentaron salir por las puertas que solo se abrían hacia adentro,y la presión de los grandes grupos terminó por sellar las salidas.

Según registros de la época, una de cada 27 mujeres de Santiago murió en la tragedia.

«Cuerpo sobre cuerpo, se formaba una muralla compacta y numerosa. Había mujeres que resistían el peso de diez o doce, otras tendidas encima, a lo largo, a lo atravesado, en todas direcciones. Era materialmente imposible desprender una persona de esa masa compacta y horripilante. Los más desgarradores lamentos se oían del interior de la iglesia», informaba El Ferrocarril el 9 de diciembre.

Como era prácticamente imposible y un peligro sanitario identificar los cuerpos, los entierros tardaron cuatro días, y las víctimas fueron sepultadas en una fosa común. Informa Memoria Chilena que el esfuerzo fue de «146 carretones llenos de cadáveres rociados de cal que abarrotaron la fosa cavada por más de 200 hombres».

Mundial de Fútbol en 1962

«¡Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo!» fue la frase con la que Carlos Dittborn, representante chileno ante la FIFA, convenció al mundo de que Chile era el país merecedor de prestar su casa para la realización del Mundial de Futbol de 1962. La competencia directa en ese entonces era Argentina, cuyo representante argumentó la capacidad del país vecino de «hacer el Mundial mañana mismo».

Con más de 30 votos a favor, se definió en 1956 que Chile por primera vez recibiría a las hinchadas de todo el mundo.

Los planes se vieron estorbados por el mega terremoto grado 9 de 1960, que redirigió el foco del recientemente electo Jorge Alessandri a los damnificados y la reconstrucción de Valdivia.

A pesar de lo acontecido, el gobierno manifestó el interés de realizar el evento de todas las formas, cerrando el trato que llevaría la atención mundial a Santiago, Arica, Viña Del Mar y Rancagua.

Fue en un repleto Estadio Nacional donde Chile obtuvo el tercer lugar luego de vencer a la entonces Yugoslavia, mientras que el primero se lo llevó Brasil, seguido por Checoslovaquia.

El evento se realizó entre el 30 de mayo y el 17 de junio de 1962 y, por primera vez, la televisión cumplía un rol masivo al transmitir los partidos para la población.

El evento marcó para siempre la cultura futbolera chilena y fue una oportunidad para superar la tragedia del terremoto que dejó más de 1600 muertos.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.