Avisos Legales
Nacional

TECHO: Cada invierno somos «testigos de viviendas llovidas, colchones húmedos y niños mojados»

Por: Carolina Ceballos | Publicado: 16.05.2024
TECHO: Cada invierno somos «testigos de viviendas llovidas, colchones húmedos y niños mojados» Imagen referencial | TECHO
En momentos en que las inclemencias del tiempo son parte del cotidiano de nuestro país, desde la fundación relevan la necesidad de avanzar en soluciones para quienes viven en condiciones particularmente adversas. «Cada invierno volvemos a ser testigos de cómo las familias de campamentos rezan para que no llueva», asegura su directora social, Isidora García.

Isidora García, directora social de TECHO-Chile, entiende a cabalidad la problemática que enfrentan las personas y familias más precarizadas de nuestro país en tiempos de temperaturas bajas, lluvia e incluso nieve, como ocurrió a comienzos del mes en curso.

«Lamentablemente, en nuestro país no todos contamos con las mismas condiciones para poder enfrentar las lluvias y el frío», comenta en el inicio de su análisis de la compleja realidad que afecta a muchas personas.

De hecho, García detalla que «en campamentos o asentamientos informales, la mayoría de las viviendas se caracterizan por la precariedad de su infraestructura y material por lo que, evidentemente, los sistemas frontales suelen producir mayores daños a estos hogares ya sumamente vulnerables».

«Sumado a esto, algunas comunidades se encuentran ubicadas en zonas geográficas en las que se enfrentan a otros riesgos, como por ejemplo, las subidas de ríos. En estos casos, muchas familias se ven imposibilitadas de, incluso, salir de sus casas por el barro que se forma en los caminos», complementa.

Paralelamente, asegura, «en el caso de la zona norte las familias de campamento se ven duramente afectadas por las bajas temperaturas y las lluvias, sobre todo por lo ya mencionado sobre la materialidad de las viviendas. A esto se suma el hecho que en los últimos años se han visto frentes muy poco comunes en esta zona».

Familias rezan para que no llueva

«Cada invierno volvemos a ser testigos de cómo las familias de campamentos rezan para que no llueva. Volvemos a ser testigos de viviendas llovidas, colchones húmedos y niños mojados», dice.

La situación es de tal complejidad, que como recalca García, «volvemos a ser testigos de los riesgos que se producen para conectar estufas y calefactores. Estamos en el año 2024, pero estas cosas le siguen ocurriendo a más de 100 mil familias de la población chilena, un 200% más de familias que hace cuatro años».

«Junto con acelerar el tranco de la construcción de viviendas sociales y su cantidad anual a nivel estatal -para lo que se requiere suelo y financiamiento- y promover medidas específicas para campamentos -como radicación u otras-, urgen respuestas transitorias», recalca a renglón seguido.

Siguiendo con su análisis, la directora social de Techo destacando que «en lo urgente, es fundamental el rol que pueden cumplir los municipios en la atención inmediata, como es la entrega de nylon, mejoramiento de accesos, entrega de frazadas y carbón».

«Esperamos que este invierno las autoridades y municipalidades puedan otorgarle la urgencia que estas situaciones se merecen», sostiene.

Finalmente, García plantea que «en paralelo, es imperativo avanzar con sentido de urgencia en soluciones definitivas y sobre todo transitorias. Estas últimas pueden abarcar distintas fórmulas, dada la diversidad de necesidades y realidades de las familias que se encuentran en campamento, tales como una mayor oferta de arriendo a precio justo o barrios transitorios, entre otras».

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.