Opinión

Orgullo lésbico

Por: Javiera Court Arrau | Publicado: 22.06.2018
Orgullo lésbico orgullo | Foto: Agencia Uno
Son pocas las lesbianas visibles y orgullosas del planeta, menos si nos fijamos sólo en Sudamérica y no sé si llego a necesitar ambas manos para contar las que son reconocidas en Chile. Uno de los principales responsables: el machismo.

Junio es el mes del Orgullo y si bien Chile aún no llega a ese nivel, las calles de las capitales de varias partes del mundo y un sin fin de marcas internacionales, van dejando la huella de nuestro arcoíris para ganar un espacio en nuestros corazones. Es que el día del Orgullo es una fiesta y las empresas aprovechan la oportunidad. Una nueva fecha para comercializar, en el ya recargado calendario del capitalismo.

El 28 de junio se celebra el día internacional del Orgullo LGBTI. La fecha conmemora la primera vez que un grupo de homosexuales se revelaron frente al hostigamiento policial.

La policía – habitualmente –, hacia redadas en busca de homosexuales y personas trans en los bares de Nueva York. Bailar entre hombres o entre mujeres y vestir prendas asociadas al sexo opuesto, eran motivo suficiente para salir del local esposados.
El 28 de junio de 1969, la policía entró en el bar Stonewall Inn. Los presentes, de manera espontánea, y cansados de los abusos policiales, se negaron a ser arrestados. Más de 600 personas de la comunidad LGBTI llegaron hasta la puerta del bar a apoyar a los y las rebeldes.

La multitud se juntó afuera y cuando una lesbiana estaba siendo subida a la fuerza al carro policial miró a la masa y los animó: “¿Por qué no hacen algo?” Comenzó el caos. Tras horas de disturbios, la policía debió abandonar el lugar. Al día siguiente se hizo la primera manifestación por la liberación homosexual. Ésta se repitió durante toda la semana.

Desde 1970, se recuerda esta fecha como el día que la comunidad LGBTI dijo basta de abusos. Los colores de la bandera de la diversidad sexual e identidad de género se toman las calles para convertir la marcha del orgullo en una fiesta. Suele celebrarse el sábado más cercano a la fecha.

En Chile se convoca a esta marcha desde 1999. Este año se realizará el 23 de junio. En Santiago y Concepción. La comunidad LGBTI se prepara, nuevamente, para celebrar – con orgullo –, quienes somos.

¿Y las lesbianas?

Son pocas las lesbianas visibles y orgullosas del planeta, menos si nos fijamos sólo en Sudamérica y no sé si llego a necesitar ambas manos para contar las que son reconocidas en Chile. Uno de los principales responsables: el machismo.

La educación sexista nos enseña a estar mas calladitas. Como en todo, habrá excepciones. Pero quienes nacemos biológicamente mujeres, crecemos escuchando que hay que tener cuidado en la noche, que opinar es “de mala educación”. Si no es en la casa donde aprendemos que somos el sexo débil, la sociedad se encarga de dejarlo claro. En el establecimiento educacional, en las novelas, en los noticieros y por supuesto, en la publicidad.

No es casualidad que el número de hombres trans visibles sea tan bajo como el de las lesbianas reconocidas públicamente. Tenemos una infancia en común. Se nos mete miedo y no se nos exige salir a “comernos el mundo”. Entramos al clóset, cerramos sus puertas y como nos educaron influye, cuando hay que salir. Hay que deconstruirse. Te cambia la vida cuando entiendes lo que significa eso del Orgullo.

Orgullo lésbico

La palabra orgullo es potente. Se trata de amor propio. De valorarte como persona. Todos debiésemos estar orgullosos y orgullosas de quien somos. La comunidad LGBTI, en general, sintió vergüenza de sí misma.

Orgullo, dice la RAE es: “Satisfacción personal que se experimenta por algo propio”. Después de tanto preguntarse ¿Por qué soy así?, ahora nos toca celebrar lo que somos.

La poca visibilidad lésbica se debe también a las mismas lesbianas. Históricamente muchas actuaron de “solteronas”. Hasta el día de hoy muchas se rehúsan a usar la palabra lesbiana porque “es fea”.

No sé cuáles serán sus estándares de belleza cuando se trata de palabras. Decir con orgullo: “soy lesbiana” y darnos, de paso, visibilidad para dejar de ser ciudadanas de segunda categoría es una experiencia enriquecedora.

Ojalá este 23 de junio las lesbianas continuemos con la “Ola feminista”. Espero que las mujeres nos tomemos las calles – que también son nuestras –, y salgamos a celebrar una vez más, que la comunidad LGBTI dijo basta de abusos. Hace ya 49 años. Por si no se enteraron.

Javiera Court Arrau