Opinión

10 sueldos mínimos para los parlamentarios

Por: Viviana Delgado Riquelme | Publicado: 14.11.2021
10 sueldos mínimos para los parlamentarios | Agencia Uno
Por todo esto, creo que 10 sueldos mínimos es un monto justo que deberían percibir diputados y senadores que trabajen por el bien de Chile. 10 sueldos mínimos que corresponden al 5% de los sueldos más altos en Chile. Algo más que suficiente para que una familia viva tranquilamente y no sientan “la tentación” de buscar dinero por fuera. Un esfuerzo que vale la pena realizar considerando que 7 de cada 10 trabajadores ganan menos de 550.000 pesos líquidos. Esta medida amarra el destino de nuestros servidores públicos con la clase trabajadora más vulnerable.

¿Cuánto dinero necesita una persona para vivir sin aprietos en Chile? Sitios dedicados a migrantes calculan que el costo mensual para que una familia de 4 personas viva tranquilamente en Chile son 1.991.681. O sea, casi 6 sueldos mínimos de 337.000 pesos. Una estimación del año 2017 coloca la dieta de un parlamentario por sobre 30 veces el sueldo mínimo. Esto sin contar las asignaciones, que para los senadores son de 20 millones y para los diputados de 11 millones. Y si bien nuestro sueldo mínimo es uno de los más altos en Latinoamérica, no hace falta tener estudios avanzados para saber que no alcanza para tener una vida tranquila.

Se ha dicho que el sueldo de los diputados y senadores se justifica para evitar que sean corrompidos. Pero uno se pregunta, ¿cuánto dinero necesita una persona para no venderse a intereses contrarios al bien común? Y si fuera así, ¿qué hacemos con todas las funcionarias y funcionarios municipales o del Estado que están boleteando por el mínimo, sin ninguna seguridad de su trabajo? ¿Tenemos miles de personas en peligro de ser corrompidas? La realidad nos muestra que los salarios altos no bastan para evitar que un servidor público se venda. Sin ir más lejos, funcionarios policiales y militares con altos ingresos e inclusos beneficios asegurados como pensión y salud han caído en la corrupción. Lo mismo ha pasado con diputados, de izquierda a derecha, quienes han caído en la tentación del dinero extra a pesar de tener la vida asegurada. Por eso reducir la dieta me parece una causa justa y un gesto urgente, que quienes aspiramos a gobernar, y quienes actualmente lo hacen, lo hagamos con el ejemplo.

La gente nos mira, no es tonta, observa a la clase política. Saben si nuestros hijos van a un colegio privado o si vivimos lejos de sus casas, al otro lado de la ciudad. En mi experiencia como dirigente social, he visto pasar una larga lista de políticos que nos “vienen a visitar”, pero que sabemos su realidad está a años luz del común.

Por todo esto, creo que 10 sueldos mínimos es un monto justo que deberían percibir diputados y senadores que trabajen por el bien de Chile. 10 sueldos mínimos que corresponden al 5% de los sueldos más altos en Chile. Algo más que suficiente para que una familia viva tranquilamente y no sientan “la tentación” de buscar dinero por fuera. Un esfuerzo que vale la pena realizar considerando que 7 de cada 10 trabajadores ganan menos de 550.000 pesos líquidos. Esta medida amarra el destino de nuestros servidores públicos con la clase trabajadora más vulnerable.

Si sube el sueldo mínimo, ganamos todas y todos. De esta manera, la distancia entre los más ricos y los más pobres se mantiene en un rango al menos prudente. Algo no muy distinto al desafío 10X del sector privado, donde muchas empresas voluntariamente ponen un límite para que el sueldo más alto no supere 10 veces el más bajo. Y si el mundo privado ya está avanzando, ¿cómo es posible que nuestro Congreso Nacional no esté a la altura?

Viviana Delgado Riquelme
Dirigenta social y activista ambiental de Maipú.