Opinión

La Primera Dama y su botín

Por: Erika Silva Urbano | Publicado: 26.01.2022
La Primera Dama y su botín | Fundación Integra
En un gobierno que busca agilizar y hacer más eficiente los cambios, el hecho de que Irina Karamaros lidere el traspaso de las fundaciones a los ministerios permitiría que este tránsito sea más rápido, pues requiere de ingeniería jurídica engorrosa y estar más cerca del poder de seguro le permitirá hacer que todo aquello sea más ágil. Lo natural sería entonces, de acuerdo a la premisa que el presidente (electo) Boric levantó, que una vez traspasadas a los ministerios cada una de las siete fundaciones de la Presidencia, al concluir ella su cometido, renuncié.

La Dirección Sociocultural de la Presidencia está a cargo de siete fundaciones. La más importante y que cuenta con mayor presupuesto es la Fundación Integra, cuyo presupuesto alcanzó la suma de 330 mil millones de pesos el año pasado. Prodemu también es una fundación de gran interés, pues permite desplegar y repartir el poder en 52 provincias. La Fundación de La Familia, el Museo Interactivo Mirador, Fundación de Orquestas Juveniles, Chilenter y Fundación de Artesanías tienen presupuestos marginales, sin embargo, son parte de la escena política en donde la Primera Dama despliega no sólo el rol de acompañante protocolar del Presidente, sino que debe ejercer el rol mandatado de presidir los directorios de cada institución en un puesto que, si bien delega la responsabilidad administrativa en los directores de cada una de las instituciones, resulta evidente que ninguna hoja importante se mueve sin la venia de Palacio.

Los puestos regionales de Integra son botín político, como lo son también las direcciones regionales y provinciales de Prodemu. En tiempos de la Nueva Mayoría no era raro recibir en palacio la llamada enérgica de algún senador exigiendo la tajada de la torta que le corresponde para instalar a los compañeros en esos puestos que tanto sirven después cuando hay que pensar en la reelección.

El presupuesto de Fundación Integra está destinado en gran medida a cubrir el pago de honorarios de casi 20.000 funcionarios. Otra parte igualmente importante, y a la vez suculenta, está destinada a la inversión que incluye, por ejemplo, la construcción de jardines infantiles. Ese botín es sabroso, pues permite entregar al sector privado miles de millones de pesos para poder ofrecer a las mujeres que ingresan al mundo del trabajo un espacio que les permita educar y proteger a niños y niñas de sectores vulnerables. La anhelada autonomía de la mujer, y su despliegue en el mundo del trabajo, abre una oportunidad económica interesante para las constructoras y es probable que en este sector es donde se pueden levantar las alertas ante posible captura o corrupción de la dirección de Integra.

En el segundo gobierno de la presidenta Bachelet el ministro (del Interior) Rodrigo Peñailillo alertó sobre una adjudicación irregular de 14 mil millones de pesos a la empresa Techno Fast. La directora de la Fundación, en aquel entonces Oriele Rossel, asignó de manera poco transparente el exorbitante monto de 14 mil millones de pesos, pagado en dos cheques a esta empresa por presentar ventajas comparativamente buenas para la institución, en teoría. Fue ella misma quien firmó el primer pago del monto. Luego se fue de vacaciones y pidió a la encargada de finanzas que firmara en su nombre. Sonia Torrealba siguió sus indicaciones, firmando el pago de la segunda parte que correspondía. Sorpresivamente, la directora despide a Sonia Torrealba, la encargada de finanzas, y al encargado jurídico por haber hecho el segundo pago del proyecto. ¿Por qué no se debió entregar? ¿Por qué sin avisar no señaló expresamente que ese pago no correspondía y el primero sí? Nunca se supo.

Este caso sucedió mientras yo era jefa de gabinete de la Dirección Sociocultural a cargo del hijo de la presidenta Bachelet, Sebastián Dávalos. Yo misma hice la denuncia a Contraloría, quien después de 2 años de una investigación laxa y poco prolija generó el Dictamen 41025, del 3 de junio, el cual permite desde esa fecha supervisar directamente a Integra y no hacerlo a través del Ministerio de Educación. Raro: decide fiscalizar de manera directa, pero no ve ninguna irregularidad.

Despierta dudas que Techno Fast, habiendo sido un proveedor que entregó una oferta insuperable, nunca más haya ganado otra licitación en Integra, al menos durante en el periodo consultado. El dossier con la investigación que realizamos por dos años con Sonia Torrealba lo entregué personalmente a las autoridades que asumieron en el gobierno de Piñera. Se ofreció además aportar datos complementarios. Nunca fueron solicitados. Sonia Torrealba fue despedida por firmar el segundo cheque, como si fuera una falta. Si hubiese sido así, ¿por qué nada se investigó?

Por otra parte, la Fundación Chilenter durante años vendía a sobreprecio computadores usados a Enlaces, dependencia que forma parte del Ministerio de Educación, que básicamente recolectaba basura digital a través de donaciones, la reparaba y después vendía esos computadores al Mineduc. Con Harold Correa, quien fuera jefe de Gabinete del ministro (de Educación) Nicolás Eyzaguirre intentamos terminar con lo absurdo de pagar por un computador usado que va a parar a escuelas pobres lo mismo que se puede pagar por una tablet nueva al comprar por mayor. Nada de eso prosperó. En el Mineduc nadie se va a oponer a los requerimientos de Palacio. Cualquier animal político que aspire a llegar lejos jamás daría un no a alguien que venga de la Presidencia. Todo cambio real sólo podrá provenir desde La Moneda. Real y rápido. Ambas denuncias fueron entregadas al Partido Socialista en su momento, pues yo militaba en esa casa política. Obviamente nunca se investigó al respecto y no se me pidieron antecedentes complementarios.

Presupuestos robustos en el Estado siempre son botín. Que el amigo logre una licitación es el sueño de los buitres que siempre merodean en el Estado vestidos con la corbata del servidor público.

En lo personal, creo que en un gobierno que busca agilizar y hacer más eficiente los cambios el hecho de que Irina Karamaros lidere el traspaso de las fundaciones a los ministerios y, desde mi opinión, que de frentón elimine Chilenter, permitiría que este tránsito sea más rápido, pues requiere de ingeniería jurídica engorrosa y estar más cerca del poder de seguro le permitirá hacer que todo aquello sea más ágil. Lo natural sería entonces, de acuerdo a la premisa que el presidente (electo) Boric levantó, que una vez traspasadas a los ministerios cada una de las siete fundaciones de la Presidencia, al concluir ella su cometido, renuncié.

Los nuevos tiempos exigen mayor transparencia. El ojo observante de la ciudadanía es cada vez más agudo. La paciencia de los pueblos tiene plazos cada vez más acotados, mal que mal fue pie en calle que se está en camino de lograr una anhelada nueva Constitución. En esa escena los partidos políticos fueron actores secundarios.

Es inevitable tener esperanza en que la escena política pueda ser más virtuosa, pero esa esperanza ya no es ciega ni entrega cheques en blanco. Uno aprende pagando costos enormes por haber confiado en plenitud en las virtudes de quienes ejercen el poder. Esa relación con el poder ya no existe, pues hemos inaugurado la democracia de las preguntas incómodas.

Erika Silva Urbano
Magíster en Gobierno y Gerencia Pública. Docente de Salud y Sociedad de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso. Ex jefa de Gabinete de la Dirección Sociocultural de la Presidencia.