Avisos Legales
Opinión

14 de Mayo de 1919: Fundación de la Universidad de Concepción

Por: Benjamín Escobedo | Publicado: 14.05.2024
14 de Mayo de 1919: Fundación de la Universidad de Concepción Universidad de Concepción | AGENCIAUNO
A través del tiempo, la Universidad de Concepción ha logrado mantener los dos principios esenciales de su quehacer y estatutos: el pluralismo religioso, político y filosófico, y la autonomía del Estado, de la Iglesia y de cualquier partido político.

La primera parte del siglo XX chileno tiene como protagonista a la Universidad de Concepción, cuya entidad empezaba a dar sus primeros pasos a pocos días después de haber sido creada, por consecuencia, y bajo el decreto Nº 1038 del Ministerio de Justicia, que concedió personalidad jurídica a la corporación denominada Universidad de Concepción, aprobando sus estatutos. Cabe señalar que su primer rector fue Enrique Molina Garmendia, quien ejerció el cargo hasta 1956.

La Universidad de Concepción desde sus inicios nace producto de la iniciativa de la comunidad penquista y no desde el Estado. Un par de años antes habían comenzado las tareas de promoción de la nueva casa de estudios, de la que formó parte Enrique Molina, quien luego sería el primer rector de la Universidad.

Molina se preocupó de visitar universidades en los Estados Unidos, la idea era tener aproximaciones y rudimentos formativos para, de esa forma, lograr un proyecto de gran envergadura en suelos nacionales. No olvidemos que Molina publicó dos textos con sus recuerdos y estudios en dichas instituciones, cuyos títulos se denomina Por las dos Américas y De California a Harvard.

Por otra parte, la Universidad iniciaría sus actividades con un poco más de 120 alumnos, ellos pertenecían a las carreras de Farmacia, Dentística, Pedagogía en Inglés y Química Industrial. La Universidad de Concepción poco a poco empezaba a dar pasos importantes que, dicho sea de paso, reflejaban un sentido provincial garante de solidez, profesionalismo y avance intelectual.

Ignacio González Ginouvés, rector de la casa de estudios penquista entre 1962 y 1968 señaló en una oportunidad lo siguiente: “Durante 40 años, la Universidad de Concepción fue don Enrique Molina y don Enrique fue la Universidad”. Tal vez, estamos en presencia no meramente de un rector, sino más bien en un símbolo por excelencia que plasmó sus ideas como educador y filósofo en Chile, claro, con un fuerte sentido de servicio público.

Ya son 105 años de tradición universitaria, sin embargo, anteriormente ya habían existido esfuerzos en la ciudad, la primera universidad en Chile fue la Universidad Pencopolitana, surgida en Concepción en 1709 y autorizada por su Santidad Gregorio XV y por una Real Cédula de Felipe V.

Es importante tener en el imaginario histórico que la Universidad se constituyó en un nuevo referente cultural a nivel nacional con la aparición de la revista Atenea.

El Archivo de Memoria Chilena señala lo siguiente: “Comprometida desde sus inicios con los grandes problemas del país y la humanidad en general, la Universidad de Concepción fue penetrada por el clima de movilización estudiantil que caracterizó a las universidades chilenas a fines de la década de 1960 y que se expresó en un proceso de profundas reformas en el sistema de educación superior. En la entidad penquista este fenómeno adquirió características particulares, ya que en sus aulas surgió el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), que movilizó al estudiantado mucho más allá de las reivindicaciones académicas y administrativas, que reclamaban los alumnos de otros planteles, vinculándolo a cambios estructurales de la sociedad”.

Por último, a través del tiempo, la Universidad de Concepción ha logrado mantener los dos principios esenciales de su quehacer y estatutos: el pluralismo religioso, político y filosófico, y la autonomía del Estado, de la Iglesia y de cualquier partido político.

Aquellos valores han permitido a la universidad, bajo una perspectiva laica y democrática, una importante contribución hacia el desarrollo de la cultura y la educación en territorio nacional, sin duda, legado inconmensurable del 14 de Mayo de 1919, fecha con importantes interpelaciones hacia la educación, modelo y principios universitarios del espacio público actual.

Benjamín Escobedo
Académico, teólogo e investigador de Historia.