Reportajes

Las definiciones de Independientes No Neutrales, el colectivo que busca romper con la hegemonía de los partidos políticos

Por: Meritxell Freixas @MeritxellFr | Publicado: 17.11.2020
Las definiciones de Independientes No Neutrales, el colectivo que busca romper con la hegemonía de los partidos políticos independientes no neutrales |
Desplegados a lo largo de Chile y con más de 32 precandidatos y precandidatas ya seleccionados, Independientes No Neutrales trabaja a contrarreloj para disputar un espacio hasta ahora reservado a la clase política. Su coordinador Rodrigo Jordán, los candidatos Benito Baranda, Muriel Ramírez y Andrés Murillo, y la vocera Paulina Astroza relatan a El Desconcierto el recorrido de un movimiento que se implica en lo político, pero desde fuera de los marcos partidistas. No buscan candidatos «perfectos», pero sí referentes territoriales que se plieguen a los lineamientos del colectivo y puedan a hacerle un gallito a la política tradicional.

Hace semanas que existe la sensación de participar en una carrera de fondo entre los precandidatos y precandidatas independientes que quieren ser parte de la Convención Constitucional (CC). Tienen menos de dos meses –hasta el 11 de enero– para registrar sus nombres y eso implica al menos dos tareas titánicas en medio de una pandemia: levantar listas y recoger firmas (después vendrá la campaña). Justo en eso está trabajando el grupo Independientes No Neutrales, un colectivo integrado por miembros procedentes de organizaciones de la sociedad civil y la academia, “diverso, transversal y comprometido con la actividad pública”, en su autodefinición.

Independientes No Neutrales está integrado por una asamblea de unas 180 personas (aunque la cifra va creciendo), un consejo ejecutivo de 20 miembros procedentes de la academia y organizaciones de la sociedad civil, 32 precandidatos y precandidatas –por ahora– y más de 2.650 adhesiones que servirán como base de datos para la recogida de firmas que pondrán en marcha apenas se habilite el sistema digital con clave única. Esta es una de las peticiones que solicitan –ellos y otros independientes– para “emparejar la cancha” con los partidos políticos. También piden rebajar el número de firmas para patrocinar las candidaturas (de 0,4% a 0,2% de la votación de la última elección de diputados del distrito) y permitir pactos con otros independientes y partidos. El proyecto se está tramitando en el Senado y debería debatirse estos días luego de que el gobierno presentara su “discusión inmediata” para acelerar el trámite.

«La persona al centro»

Detrás de la iniciativa, como coordinadores y voceros, están Rodrigo Jordán, presidente de la Comunidad Organizaciones Solidarias y conocido también por su faceta de montañista; y la economista y académica de la Universidad Adolfo Ibáñez, Andrea Repetto. “Hace unos cuatro meses un grupo de personas vinculadas por muchos años a la cosa pública pensamos en participar en la CC, salirnos del rol de la sociedad civil y entrar en el mundo de la política. Se armó un grupo pequeño y se fue sumando gente conocida de todos”, explica Rodrigo Jordán. Ese hueso inicial también estuvo integrado por nombres como Leonardo Moreno, responsable de la organización País Fundación Avina en Chile; el economista de Espacio Público, Eduardo Engel; el presidente del directorio de la Fundación Educación 2020, Matías Reevs; la periodista Alejandra Sepúlveda; Pablo Valenzuela, miembro de Futuro Común o la directora ejecutiva de Fundación Superación de la Pobreza, Catalina Littin, entre otros.

Organizados en comisiones (comunicaciones, gobernanza, contenidos, cuentas, electoral) y desplegados en el territorio desde hace unas semanas, quienes integran la agrupación han optado por candidatearse fuera de los partidos políticos y con un programa compartido por todos y todas. Los lineamientos recogen, por ahora nueve ejes básicos (el décimo está aún en fase de redacción y se referirá a la economía sustentable) sobre condiciones como la dignidad o la igualdad y aspectos como el medioambiente, la plurinacionalidad, la descentralización política y territorial o la participación directa. “El primer punto y el principal es el número 1, que nos ayudó a redactar [el filósofo y abogado] Agustín Squella y que coloca a la persona en el centro de la nueva Constitución”, apunta Jordán. “La dignidad del ser humano es tan importante como la igualdad y la libertad. La dignidad tiene que ser respetada por el Estado y el mercado durante toda la vida y de ahí se descuelgan los derechos que tenemos que buscar la manera de garantizar”, añade el presidente de América Solidaria, Benito Baranda.

Baranda es candidato por el distrito 12 de la Región Metropolitana (La Florida, Puente Alto, Pirque, San José de Maipo y La Pintana) y fue de los que se sumó prontamente al proyecto. Se autodefine como “cofundador”. “Después de lo ocurrido el año pasado, me hice más consciente que si hay un momento de poder modificar la manera en que construimos el pacto social de la actual Constitución, es ahora, no habrá otra oportunidad”, comenta el activista.

«No hemos querido presentarnos como perfectos, puros y santos»

No tener afiliación política, adherir a los lineamientos del movimiento y tener cierta representatividad temática o territorial, son los requisitos que el movimiento toma en consideración para convertirse en uno de sus precandidatos. Si estas tres condiciones se cumplen, se avanza hacia un proceso de revisión de los antecedentes personales, primero la región del distrito correspondiente y luego a nivel nacional. “No hemos querido presentarnos como perfectos, puros y santos”, recalca Jordán. “Cada uno tiene una trayectoria y hemos interactuado con el mundo público, en distintos gobiernos, por lo tanto, seguro que hemos cometido errores o hemos cambiado de opinión a lo largo de una trayectoria de 40 años”, matiza.

Para el colectivo, lo importante es comprobar que no existen “problemas con la justicia” como corrupción o violencia intrafamiliar. “Esto no es el buenismo, pero sí queremos tener un piso mínimo de ética para elegir a nuestros candidatos”, reitera la abogada de la Universidad de Concepción Paulina Astroza, vocera del movimiento en la región del Bío Bío y Ñuble. “Es un proceso transparente, que se ha dado a conocer en la asamblea y del cual todos saben las etapas y quienes son las personas que revisan los antecedentes”, sostiene la académica.

Desde la ciudad penquista, trabaja para buscar a los precandidatos de los distritos 19 (Chillán y otros), 20 (Concepción y otros) y 21 (Arauco y otros), que luego tendrán que ser aprobados a nivel central. “No queremos que nos impongan candidatos desde la nacional porque nosotros conocemos a las personas a nivel de distrito”, enfatiza. Los distritos se autogestionan, dice, en coordinación con los coordinadores regionales que, a su vez, se vinculan a nivel nacional. “Hay gente de distintos estratos sociales y formaciones, con distintas experiencias; hay muchos jóvenes y adultos mayores que han sentido que nosotros representamos lo que ellos estaban buscando”, asegura. En cierta forma, eso es lo que le ocurrió a ella misma, reconoce: “Ese es el lugar que yo andaba buscando porque no participar en un partido no significa estar al margen de la política”, concreta.

La epidemióloga y especialista en Salud Pública Muriel Ramírez también es parte de Independientes No Neutrales. Ella lo hace en el norte, en La Serena. Aunque le dio muchas vueltas, acabó por aceptar la invitación “por principios, motivación social” y para “volcar» toda su experiencia en el ámbito de la salud en la nueva Constitución. “Cada región funciona de forma autónoma, según las posibilidades de cada distrito”, cuenta. En algunas, como en la VI, se están intentando levantar los precandidatos a través de “una especie de primarias” con las organizaciones, dice. Algo que ella quiere imitar en su región porque otras agrupaciones de la zona “no han visto con muy buenos ojos” la definición de precandidaturas “sin tener una validación de base”.

«Convivir con los partidos en una relación sana»

La encuesta Pulso Ciudadano, realizada por Activa Research y publicada a principios de mes, reveló que el 51% de los encuestados prefiere «profesionales independientes sin militancia política» para integrar la CC. Además, el 38,5% se inclina por «gente común y corriente como yo». Solamente el 3,2% de las personas eligió que la CC esté integrada por «políticos con experiencia» y el 0,7% por «militantes de partidos políticos».

Todos los integrantes miembros del colectivo entrevistados coinciden en que su propuesta no surge en contra de los partidos políticos. “Los partidos son clave en cualquier democracia sana, tienen que haber ideas y conceptos de país, pero hay momentos en la historia democrática en que los sueños del país que se espera no solo lo ponen en la mesa los partidos, sino la sociedad en general, como el momento constituyente que estamos viviendo”, subraya Andrés Murillo, presidente de la Fundación para la Confianza y candidato para el distrito 10 de la RM (Ñuñoa, Providencia, Santiago, Macul, San Joaquín, La Granja). “Nosotros queremos construir una plataforma para convivir con los partidos en una relación sana”, añade.

Si bien el movimiento que representa imita la estructura orgánica de un partido (asambleas, comité ejecutivo, dirigentes territoriales, etc.), según Rodrigo Jordán, la diferencia recae en que Independientes No Neutrales «mantiene mucho contacto con los territorios, preguntará a las personas sobre los temas que se discutan en la Convención y no hay dogmas como en un partido político».

Varios de los y las precandidatas del grupo, como Benito Baranda o Muriel Ramírez han sido pololeados por distintas fuerzas políticas. Varias –»de distintos sectores», dice–buscaron a Baranda y el PPD, el PS-PR y RD buscaron a Ramírez. “No tengo interés en seguir participando en la política electoral después de eso y por lo que me acomodó mucho más ser parte de una lista de independientes”, asegura él. La doctora, por su parte, evitó vincularse a los políticos porque tuvo “una mala experiencia 20 años atrás y no quiere repetirlo”. Tampoco “le interesa” ser política más adelante ni candidatearse por ningún cargo de poder público. Si en algún momento tiene que tomar la decisión de ir como independiente por un partido o bajar su candidatura, “la voy a bajar”, asegura.

Te puede interesar: ¿Juntos o separados?: Los pactos de la oposición para obtener mayoría en la Convención Constitucional y el rol estratégico de los independientes

¿Hacia una lista única?

El escenario planteado por la epidemióloga es una posibilidad abierta si no se igualan, en cierta medida, las condiciones de los independientes para participar en la CC. “Hay que avanzar en aceptar pactos (entre independientes o con partidos), reducir la cantidad de firmas y poder firmar con clave única porque en pandemia no podemos ir a las notarías a firmar físicamente”, critica. “Si eso no se cambia –advierte–, nuestras posibilidades son muy difíciles y los partidos serán quienes pongan a la gente, a pesar de que el mensaje del 25 de octubre fue muy claro”, agrega.

De poder alcanzar esas demandas, Independientes No Neutrales está en conversaciones con otros grupos de independientes para “acercarse a una lista única” o al menos “ una lista compartida con otros”, expone Rodrigo Jordán, aunque matiza que esta será una decisión de la asamblea. Sea como sea, el asunto está aún por verse porque la posibilidad de pactar quedó rechazada en la Cámara de Diputados, aunque la indicación se podría reponer en el segundo trámite.

Los recursos para la campaña serán otra cuestión no menor. Para el plebiscito, la agrupación contó con más de $10 millones para financiar el Apruebo y la CC que “vinieron de la propia asamblea” y se transparentaron a través de su web, según Jordán. Sin embargo, para la elección de abril, que necesitará cantidades «más onerosas», van a tener que «recurrir a gente que está fuera de Independientes No Neutrales, pero que adhieren a lo que estamos haciendo”.

De 15 a 20 convencionalistas

Precandidatos, voceros, miembros de la asamblea y voluntarios del movimiento son conscientes de que están metidos en una carrera contrarreloj. Hay muy poco tiempo para hacer campaña, en medio de una pandemia y con pocos recursos. Pero pese a todo, “tenemos motivación, inteligencia, creatividad y mucha esperanza”, expresa Paulina Astroza.

Si la experiencia funciona, el Independientes No Neutrales espera obtener entre 15 o 20 convencionalistas y quienes no queden electos podrán ser parte de una “organización de acompañamiento” que respaldará a los constituyentes durante todo el proceso constitucional. “Será fantástico si logramos estar ahí. Cuando se firmó este pacto en noviembre del año pasado pensé ‘¡qué entretenido ser parte de eso!’, pero luego pensé que no tenía posibilidad porque soy una ciudadana común y corriente. Sin embargo, se ha ido dando y no me bajaré del carro hasta hacer lo posible por estar”, expresa la doctora Ramírez.

“Tengo una sensación ambivalente porque, por un lado, estamos en un momento constituyente, fuera de lo común, pero es una responsabilidad que sobrepasa mi capacidad de comprensión y me da pudor esa exposición pública”, admite Andrés Murillo. Para el psicólogo Benito Baranda, esta es una “ocasión única” para la cual merece la pena toda la implicación y sacrificio personal: “Si lo que hacemos ahora, lo hacemos bien, dialogamos y construimos algo en común, el resultado será espectacular”.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.