Reportajes

A 62 días del Plebiscito: de constituyentes a ciudadanos, el último día de la Convención

Por: Joaquín Castro Mauro | Publicado: 04.07.2022
A 62 días del Plebiscito: de constituyentes a ciudadanos, el último día de la Convención Foto por: Bastián Cifuentes Araya @Periodistafurioso |
En El Desconcierto inauguramos la sección de crónica diaria de cara al Plebiscito de salida de la nueva Constitución, contándote qué ocurrió en la ceremonia de cierre de la Convención.

“Ustedes convencionales han concluido la misión que les encomendó el pueblo de Chile en octubre de 2020”. Con estas palabras, el Presidente de la República, Gabriel Boric, consignó el fin del trabajo de la Convención Constituyente.

Las más de 60 personas dentro del salón de honor del ex Congreso Nacional aplaudieron y vitorearon el anuncio. Luego, el ministro Secretario General de la Presidencia Giorgio Jackson, la ministra del Interior Izkia Siches y el mismo mandatario se acercaron al estrado que estaba a los pies de la mesa directiva para estampar su firma en el documento, oficializando que el borrador pasaba a ser oficialmente la propuesta de Nueva Constitución. 

Foto por: Bastián Cifuentes Araya @Periodistafurioso

Foto por: Bastián Cifuentes Araya @Periodistafurioso

La jornada comenzó desde temprano en el centro de Santiago. Durante la madrugada, Carabineros instaló vallas papales que cortaban el paso a las calles en el perímetro del ex Congreso, lo que entorpeció el ajetreo cotidiano en el centro de la capital. Sumado a esto, la salida del Metro Plaza de Armas por calle Bandera estaba cerrada, lo que obligó a que los transeúntes modificaran su trayecto habitual, generando tensiones con los carabineros que resguardaban los puntos de acceso.  

Sin embargo, toda la atención estaba centrada en la gran carpa blanca dispuesta en calle Catedral. En su interior, había una tarima a un costado para la prensa, la que a su vez dejó un amplio espacio —como si se tratara de la alfombra roja para una gala— para la entrada de los convencionales y los invitados a la ceremonia, como la senadora independiente Fabiola Campillai.

Los convencionales comenzaron a llegar cerca de las 09:00 a las inmediaciones del palacio. Muy abrigados por las bajas temperaturas de los primeros días de julio, los primeros en aparecer fueron los timoneles de la mesa directiva de la Convención, María Elisa Quinteros y Gaspar Domínguez.

Luego comenzó el trajín clásico de la prensa, abordando a cada convencional, autoridad o invitado que llegara, que sirvió para llenar la programación de matinales y noticiarios. 

Mientras la derecha se acuarteló en sus reclamos de última hora, el resto llegó con la sensación del deber cumplido. Pero todos quedan resumidos en las palabras del abogado Mauricio Daza: «Hoy entramos como convencionales y salimos como ciudadanos».

Palabra de Constituyente

Giovanna Grandón, la Tía Pikachu: «Me voy feliz, aunque con un poquito de pena por las relaciones que se hicieron dentro de este año de trabajo, pero con la frente en alto de haber hecho un buen trabajo y digno para la ciudadanía».

Cristina Dorador, convencional MSC: «En este proceso llevamos a la palestra temas que no se habían tocado políticamente en el pasado, como es el caso del derecho al conocimiento y el cuidado del medio ambiente. Fueron meses complicados, pero valieron la pena totalmente».

La última sesión

La ceremonia comenzó con un ligero retraso, pasadas las 10:30 horas. En esa media hora de espera, una pequeña silueta recorrió el pasillo del salón de honor del palacio, llevándose los suspiros de los presentes: la hija de la convencional Manuela Royo, quien para capear el aburrimiento se puso a correr entre los asientos de los constituyentes.

El comienzo oficial de la ceremonia se dio con entrada al salón del Presidente Gabriel Boric, quien luego de avanzar unos pasos se detuvo para abrazar fraternalmente a Elisa Loncon. Posteriormente, los jóvenes músicos de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles (FOJI) interpretaron el himno nacional -sin las interrupciones de la ceremonia de instalación del 4 de julio de 2021- y esta situación fue aprovechada por los convencionales de derecha para levantar banderas chilenas como una señal de protesta frente a lo que ellos consideran un proceso fracasado.

«Más que asegurar derechos fundamentales, aquí hubo la disputa clásica del Estado versus el neoliberalismo, entonces me quedo decepcionado, porque yo siempre busqué acuerdos, porque está Constitución divide al país y nos enfrenta», expresó Arturo Zúñiga a El Desconcierto. 

Foto por: Bastián Cifuentes Araya @Periodistafurioso

Foto por: Bastián Cifuentes Araya @Periodistafurioso

Luego vino el momento de los discursos. Partió el vicepresidente Gaspar Domínguez, quien visiblemente emocionado apeló a la unidad del país y a la ardua que fue la tarea de la redacción de la propuesta. “Escribir una Constitución democrática, que fortalezca la protección de los derechos, es un profundo acto de patriotismo”, dijo. 

Luego, fue turno de la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros, quien en su intervención remarcó la importancia del contexto histórico en el que se dio el proceso constituyente. «Nos ha tocado escribir este texto constitucional en medio de convulsiones sociales, de una crisis socioambiental sin precedentes, durante una pandemia, y mientras ocurren nuevas guerras en el mundo», remarcó. 

El último en intervenir fue Gabriel Boric, que en un breve discurso, además de destacar el trabajo de los convencionales, mandó un mensaje claro a la ciudadanía y el mundo político: “Que el resultado del plebiscito no sea una evaluación para el gobierno y que el pueblo de Chile tendrá la última palabra sobre su destino”.

 

Tras la ovación, vino la palabra final del secretario general de la Convención, John Smok, que resonó en las altas paredes del ex Congreso Nacional. “Por haberse cumplido el objetivo, se levanta la sesión”, sentenció. 

Así y a un año de su puesta en marcha la Convención logró terminar su trabajo en los tiempos establecidos y suena el himno otra vez y todos aplauden, esta vez interpretado por Valentín Trujillo.

Los convencionales se paran, se felicitan mutuamente, se toman fotos, se abrazan luego de haber cumplido su labor y las puertas del salón se abren para darle la bienvenida nuevamente a los ahora 154 ciudadanos que escribieron la nueva Constitución para Chile.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.