Reportajes

Luz Poblete (Evópoli): “Espero por el bien de Chile que el gobierno se separe del proceso constituyente”

Por: Mario Gutiérrez | Publicado: 23.09.2022
En horas cruciales para los diálogos para el nuevo itinerario constituyente, la presidenta de Evópoli apostó a que “vamos a llegar prontamente a un acuerdo”. La irrupción de Amarillos como partido y el segundo tiempo del gobierno de Boric también fueron parte de su análisis con el programa “Manos Libres”, que se emite en colaboración con El Desconcierto.

Optimista respecto a que pronto habrá un acuerdo amplio entre las distintas fuerzas políticas con miras a la segunda etapa del proceso constitucional, la presidenta de Evópoli, Luz Poblete, delineó los llamados “bordes” en que debiera, según Chile Vamos, enmarcarse esta nueva vía.

Consultada por su experiencia como sicóloga con especialización en sociología y, respecto a cómo mira lo que ha vivido el país en los últimos años, la dirigenta señaló que “el diagnóstico sería bipolaridad”.

“Desde las grandes movilizaciones sociales de 2019 pasamos a un acuerdo de paz después de episodios de violencia que no habíamos visto en muchas décadas de parte de algunos grupos, no podemos decir todos. A propósito de términos sicológicos, yo siempre trato de distinguir y disociar. Es necesario disociar lo que fue la movilización legítima por demandas sociales producto de las brechas que todavía tenemos, de la desigualdad, de los abusos y de la forma de hacer política, ¿por qué no decirlo? Esto ha sido un remezón para toda la clase política, venga de donde venga. Esto no tiene que ver con que todo se haya hecho mal o todo bien, ahí volvemos a la polarización. Lo que sí es verdad es que fuimos ciegos en mirar todo este proceso de descontento y no nos dimos el tiempo para diagnosticar. Fuimos malos sicólogos los políticos porque no fuimos leyendo los síntomas en una negación, que es un mecanismo de defensa, y la enfermedad se desató de una forma muy drástica que tenemos que reparar”, indica.

Prosiguiendo en su análisis, Luz Poblete sostuvo que ahora es imprescindible continuar con este proceso y apuntó a lo que su coalición pretende “independiente de por cuánto ganara el Rechazo”. “Nosotros como Chile Vamos hicimos un compromiso de darle continuidad al proceso para cerrarlo con una nueva y buena Constitución. Como en la sicología, aquí también es muy importante terminar adecuadamente los tratamientos. Yo sé que la gente está cansada, está desilusionada, no quiere más guerra, en fin, pero los políticos como ‘sicólogos’, debiéramos decir ‘paciencia, los procesos se tienen que decantar, tenemos que pensar a largo plazo, etc’. Lo que quiero decir es que si esta herida ya se abrió, si ya fuimos capaces de ver los síntomas, ahora tenemos que lograr cerrar un buen tratamiento que dure largos años en que Chile se sienta bien en una casa para todas y todos con una hoja de ruta que permita satisfacer los desafíos futuros. Pero vamos a llegar prontamente a un acuerdo para ello”.

Expertos, límites y participación ciudadana

Respecto a la manera en que se va a definir la actuación y los alcances de los denominados expertos en contraste con la participación activa de la ciudadanía, y los llamados “límites”, la presidenta de Evópoli indicó que existen distintas formas de ver estos aspectos “desde el sentido común, que es lo que no tuvo la Convención recién fracasada, uno puede establecer ciertos criterios, criterios políticos, criterios respecto de algunos bordes o límites lo que no podemos sobrepasar porque eso implica poner en cuestión nuestra democracia, nuestra estabilidad institucional, que ya está en crisis, y también nuestras propias libertades, para tener una discusión realmente democrática respecto a nuestra Carta Magna. Para mí, esos fueron los tres pilares que hicieron fracasar el proceso anterior. Todo juego tiene reglas y ese reglamento tiene que acabar en principios que delimiten el trabajo a seguir sea el órgano que sea”.

“Ahora, sobre los expertos, proponemos que sean personas que tengan conocimiento. Cuando digo conocimiento no digo necesariamente en materias constitucionales, porque para eso llamamos a todos los abogados constitucionalistas, que tampoco dieron garantías dentro de la Convención. Pensamos en conocimiento acumulado, vale decir, respecto a los distintos ámbitos que se van a conversar, no solamente de derecho constitucional. También la experiencia y el criterio político es importante desde las diversas fuerzas políticas que están representadas en el Parlamento. Todo esto para no cometer los errores de la pasada Convención”, sostiene.

En cuanto a la participación ciudadana activa en lo que se viene, Luz Poblete sostuvo que están todas las posibilidades abiertas. “Estamos recién discutiendo cuál sería ese mecanismo. Puede ser un nuevo órgano ciudadano, como así también voces ciudadanas que digan ‘¿por qué no me hacen a mí elegir, mediante un plebiscito de entrada, cómo va a ser el mecanismo?’. Eso también es una forma de participación ciudadana que debemos conversar y ponerlo sobre la mesa”.

Y en lo relativo a los posibles plazos del nuevo proceso, Poblete aseguró que, en virtud de los marcos que ha indicado el Servicio Electoral, existe un consenso para que culmine no más allá de fines de 2023.

La presidenta de Evópoli, Luz Poblete, junto a dirigentes de Chile Vamos en las reuniones por el nuevo proceso constituyente. Agencia UNO

La irrupción de Amarillos como partido político

Finalmente, y consultada por el inicio del proceso del movimiento Amarillos por Chile para formalizarse como un partido político, Luz Poblete dijo no sentirlo como una amenaza, sino como algo que viene a refrescar el escenario actual.

“Como buena liberal que soy, y es un punto que hemos conversado esto también en nuestra interna, puedo decir que es tan importante en la democracia que se abran los espacios, y que gente como Amarillos -más allá de que seguramente vamos a tener diferencias, porque por algo están construyendo una cosa distinta- solo enriquece a la democracia en nuestro país. Son personas sensatas, con buenas ideas y con buenos liderazgos. Creo que el ciclo político está en plena transformación, se está moviendo, me acuerdo que antes de entrar a la política activa en Evópoli, yo decía nosotros tenemos que evolucionar en esto de la izquierda y de la derecha, que eso se tenía que mover, se tienen que crear nuevas configuraciones, la geografía política ha ido cambiando, sin imaginarme que íbamos a estar en un momento de mucho movimiento político. Me refiero a la aparición de muchos grupos de izquierda extrema, de un centro que se ha movido también, desaparecieron Amplitud y Ciudadanos, nosotros seguimos en Evópoli con representación parlamentaria, teniendo un rol importante y habiendo tendido puentes con los mismos Amarillos. Hay ahí mucha gente que admiro, que se atrevió a dar un paso y cruzar la vereda del Apruebo al Rechazo, en fin”, sostiene.

“La verdad es que hacía mucha falta algo así, ampliar la democracia, después de tantos años de polarización y de una conversación tan fragmentada. Entonces, creo que refrescar la política con nuevos movimientos, nuevos partidos y nuevos rostros, nos invita y nos desafía a nosotros a también que movilizarnos también de una manera distinta. Y eso no puede ser otra cosa que enriquecer la democracia y política que tanto necesita de ese refresh”, sentenció.

El segundo tiempo del gobierno de Boric

Consultada por su impresión del ajuste ministerial y de lo que espera la centro derecha con la integración de nuevas autoridades al equipo gubernamental, la presidenta de Evópoli se mostró expectante respecto a los resultados. “Es una jugada que debía hacer este gobierno compuesto por dos coaliciones y -por tanto- con dos almas en su interior. Es muy distinta la visión de país más revolucionaria y refundacional que está plasmada en el programa del Presidente Boric, que además asoció él directamente con la aprobación del proceso constituyente. Recuerden que los ministros decían que si no se aprobaba el texto, iba a ser difícil implementar el programa porque ambas cosas estaban entrelazadas. Sigamos con la jerga sicológica: se dio una relación simbiótica de la acción gubernamental con el texto fracasado. Entonces, era importante que después de seis meses de un gobierno que ha está estado paralizado -o al menos, ha desviado su energía, su tiempo y sus recursos al proceso-, una vez que es derrotado, diera ese golpe de timón, que fue desde el Frente Amplio-Partido Comunista hacia el Socialismo Democrático que tiene mayor experiencia en gobernar, eso es evidente«.

A su juicio, «pareciera ser que esta superioridad moral de la que hablaba Giorgio Jackson, echando por tierra todo lo logrado antes, no era así. A este gobierno no le ha tocado fácil, no solo por cómo están estructurados internamente, sino también por el contexto mundial y el contexto país, entonces, no es menor el cómo fija su estructura organizacional, su gabinete. Yo me imagino que con este cambio de timón en los ministerios más importantes, como Interior y Segpres, en su relación con el Parlamento, también haya un cambio profundo en cuanto a estructurar, ajustar y modificar ese programa que estaba demasiado entrelazado con un proceso que fracasó. Espero, por el bien de Chile y su estabilidad política, que el gobierno se separe del proceso constituyente y se haga cargo de las urgencias sociales y las legítimas demandas, porque también la gente está cansada de este proceso, que es importante y debe seguir su carril y terminar, pero no puede ser la prioridad, la prioridad son las urgencias sociales”.

Más adelante, y ante el planteamiento de lo que debió representar para el Presidente Boric, mover de su cargo a Giorgio Jackson, la dirigenta de Evópoli apuntó a lo difícil que son esas instancias. “Siempre el cambio de gabinete es el más difícil para cualquier mandatario porque, en teoría, ponen toda la carne a la parrilla, y él lo hizo. Él puso a su núcleo de confianza máximo, era difícil pensar a Boric solo, uno siempre se lo imagina con Camila Vallejo y Giorgio Jackson como un triunvirato muy potente. Entonces, no tiene que haber sido nada fácil tomar esa decisión, y creo que ocurrió en un momento que el Presidente está obligado a hacer un cambio de switch en su cabeza para sentirse el Presidente de la República de Chile y no el líder dirigente de un partido o una coalición. Él no es el líder del Frente Amplio, tiene que darse cuenta e internalizar que va a tener que tomar definiciones muy complejas que le pueden costar amistades, como les ha tocado a todos los mandatarios».

En este contexto, reflexiona: «Y ahí uno se cuestiona otra cosa, ¿era realmente Jackson (la persona para el cargo en la Segpres)? Él estuvo con Jackson ocho años en el Parlamento y sabía la relación que podía tener con los parlamentarios, entonces no considerar eso, yo creo que también lo arriesgó a eso. No entiendo cómo no hicieron ese análisis antes, sabiendo que era una bala que sacar o apagar en corto tiempo. Claro que a Giorgio Jackson también le gana su soberbia, su ego, él habló de superioridad moral, me imagino que cuando se lo ofrecieron, él dijo ‘ese es el ministerio que yo quiero, es ahí donde me voy a manejar porque lo conozco como la palma de mi mano’, cuando ni siquiera conversó en los primeros meses. Acuérdense que el Socialismo Democrático decía ‘pero si este gallo no conversa con nosotros, cómo vamos a apoyar, cómo vamos a llegar a acuerdos, cómo vamos a apoyar los pocos proyectos legislativos que propuso el Ejecutivo’”.

“Aquí hay responsabilidades compartidas porque no fue una decisión solo del Presidente, esto fue conversado entre ellos. Yo creo que fue muy difícil la decisión que tomó y, al menos, la relación política ahí está distanciada…ojalá que no afecte la amistad. Ese es el problema de nombrar amigos” puntualizó.

  • El programa “Manos Libres” en colaboración con El Desconcierto se transmite semanalmente en nuestro canal de YouTube.


Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.