Reportajes

Batalla de relatos entre Lula y Bolsonaro: Claves de la definición presidencial en Brasil

Por: Talía Llanos Chacón | Publicado: 30.09.2022
Batalla de relatos entre Lula y Bolsonaro: Claves de la definición presidencial en Brasil Bolsonaro Lula |
A pocos días de las elecciones en Brasil, todas las encuestas muestran que Lula da Silva será el próximo mandatario, incluso con posibilidades de ganar en primera vuelta. El Desconcierto conversó con dos expertas para desmenuzar su estrategia de campaña y la de su principal adversario, el actual presidente Jair Bolsonaro.

Todos los ojos están puestos sobre Brasil, donde este domingo se vivirán las elecciones presidenciales que definirán al próximo mandatario del país más grande de América Latina. Las encuestas locales sitúan a Luiz Inácio Lula da Silva como el favorito para alzarse con la victoria, muy cerca del 50% de los votos y con una ventaja que oscila entre 12 y 15 puntos sobre Jair Bolsonaro, que busca la reelección.

Lula, candidato del Partido de los Trabajadores (PT) que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, tiene posibilidades de ser electo en primera vuelta si supera ese umbral, escenario que ya anticipan varios sondeos. En ese sentido, la estrategia de Bolsonaro (Partido Liberal) se ha basado en forzar una segunda vuelta para el 30 de octubre.

Pero, en general, no hay mayores dudas que el abanderado de centro izquierda triunfará. Hasta DataToalha, conteo público que llevan los vendedores callejeros de toallas con los rostros de Lula y Bolsonaro en Sao Paulo y Río de Janeiro, dan como favorito al expresidente brasileño por una aplastante ventaja.

Pese a que son 12 los candidatos que disputan la presidencia, para los expertos la carrera se disputa entre cuatro principales aspirantes: Lula, Bolsonaro, Ciro Gomes (Partido Democrático Laborista) y Simone Tebet (Movimiento Democrático Brasileño).

Luciana Panke, postdoctora en comunicación política y académica de la Universidade Federal do Paraná, explica a El Desconcierto que Gomes y Tebet disputan parte del electorado que desea una “tercera vía” a los primeros candidatos, que representan el “núcleo duro” de “dos grupos políticos bastante consolidados en el país”: El petismo y el bolsonarismo.

Manifestaciones callejeras en contra de Jair Bolsonaro

Campaña en llamas

La analista brasileña apunta que existe una gran polarización entre Lula y Bolsonaro, quienes han desplegado estrategias cada vez más confrontacionales. Por una parte, Lula ha instalado un relato que “habla básicamente de democracia”, tema habitual en sus alocuciones desde que estuvo en la cárcel.

Para Panke, el discurso del abanderado del PT ha sido “más equilibrado” que su adversario, sin embargo, también le permite desplegar “una campaña más combativa”, ya que le permite desnudar que bajo el gobierno de Bolsonaro la democracia ha retrocedido y los derechos de la gente “han empeorado”.

Por otro lado, Bolsonaro “sigue con su estilo muy violento y agresivo hacia las mujeres, contra personas que no le creen, no logra contestar con argumentos pero sí con violencia”. Además, mantiene abiertas polémicas con los tribunales de justicia por acusaciones de corrupción contra su familia. “Dice que todos los jueces mienten, que son todos de izquierda, que es todo mentira, y así”, plantea la analista.

“Mientras Bolsonaro está más nacionalista y populista, Lula está más estadista y posicionándose como un ‘hombre como la gente’, que fue pobre antes, que dice que ‘el hambre no es democrática’, en ese tono”, concluye.

En la misma línea, Pierina Ferretti, experta en Estudios Latinoamericanos e investigadora de la Fundación Nodo XXI, subraya que Bolsonaro “ha centrado su estrategia electoral agitando un discurso anticomunista, antifeminista, y centrado en la corrupción, con lo que busca mantener el apoyo de la base evangélica y popular que lo ha apoyado. Por lo tanto, organiza su discurso en torno a los ejes centrales del conservadurismo religioso”.

Jair Bolsonaro

Y en los últimos meses, el actual presidente de Brasil ha presentado “un paquete fuerte de medidas sociales” que “claramente tienen una intención electoral”, considera la socióloga, comentando que “todos sabemos que el gobierno de Bolsonaro ha sido súper criticado por su manejo de la pandemia y por la escasez de la ayuda del Estado a las poblaciones más vulnerables”.

Así, Ferretti analiza que Lula “ha intentado reconectar en su campaña con sus orígenes de líder sindical”, incluso lanzándola en la ciudad de São Bernardo do Campo, que fue donde inició su carrera marcada por la lucha contra la dictadura y que lo convierte “en la figura más prominente de la izquierda brasileña”.

Brasileño vistiendo polera con imagen de los tiempos sindicalistas de Lula

Por el contrario, en la campaña de Jair Bolsonaro, indica la socióloga, ha existido “una importante batería de fake news para atacar a la figura del expresidente Lula”.

A su juicio, esto “no es una cuestión estrictamente de su candidatura, es un guion más o menos estable de la ultraderecha y el conservadurismo a nivel global; los elementos de anticomunismo, antifeminismo, contra la ideología de género, también un discurso a favor de las armas”.

Los grupos clave: desde indecisos hasta evangélicos

De acuerdo con Luciana Panke, existen tres grupos clave con la posibilidad de definir la elección. Primero los indecisos, que significan un gran porcentaje de la población, y segundo, los votantes de Ciro Gomes, quien es “más de izquierda”, o Simone Tebet, “más de centro”, a quienes apunta Lula con su estrategia del “voto útil”. Esto es, “que de una vez voten por él para que se terminen las elecciones presidenciales en primera vuelta”.

En tercer lugar, la experta brasileña menciona a las mujeres, quienes constituyen “la mayoría del electorado de Brasil”, por sobre el 50%. Panke explica que “eso hace que las esposas de Lula y Bolsonaro reciban más atención en sus campañas, son más protagonistas en su rol de lideresas. Aunque no sean candidatas, su participación en la campaña está más visibilizada”.

Agrega que “los hombres como Bolsonaro que atacan más a las mujeres, por supuesto que pierden votos de mujeres que tienen consciencia de lo que está pasando. Claro, sabemos que el machismo es estructural, está en hombres y mujeres y así es la sociedad, pero si las mujeres tienen consciencia de cuál candidato puede manejar el país, pueden ser decidoras para las elecciones”.

Pierina Ferretti, por su parte, añade que para las elecciones será clave el voto evangélico. Explica que “es un tercio del electorado brasileño, por lo tanto, tanto Bolsonaro como Lula están buscando disputarse el apoyo del mundo evangélico”.

 

La experta señala que “tendemos a creer que el mundo evangélico es naturalmente pro Bolsonaro y conservador, y eso no es necesariamente así. Lula mientras gobernó estableció vínculos muy estrechos con las iglesias evangélicas y fueron protagonistas de la implementación de los programas sociales de Lula, y por lo tanto es un electorado al que también busca hablarle”.

Además, menciona a los jóvenes populares como un sector relevante para definir los comicios, al cual Lula intenta apelar mediante “una estrategia de redes sociales, de Instagram, Tik Tok, y también de apoyo y trabajo con figuras de la cultura popular”.

En ese sentido, la campaña de Lula ha recibido el apoyo de celebridades como Mark Ruffalo, Leonardo Di Caprio, Roger Waters, Anitta, Caetano Veloso y Chico Buarque, entre otros.

Lula: líder internacional

Otro de los flancos del actual mandatario son las relaciones internacionales de Brasil, comenta Luciana Panke, que se vieron mermadas durante la actual gestión.

Según la analista, “Bolsonaro ha cerrado básicamente el diálogo con la mayoría de los países, por su falta de diplomacia o por las expresiones muchas veces mentirosas, con información incorrecta, y además defendiendo ideas que no tienen que ver con principios de la ONU”.

En cambio, cuando Lula fue presidente entre 2003 y 2010, se convirtió en “un líder que tenía muchísima fuerza internacional, logró mucho respeto hacia el país, en especial por su lucha contra el hambre mundial”.

Panke indica que su influencia incluso se hizo sentir durante los 580 días que pasó en la cárcel. “Los movimientos sociales estaban muy a su favor y se quedaban adelante del edificio de policía donde estaba en la cárcel. Habían eventos culturales en el frente, un tipo de vigilia”, lo que “generó una visibilidad internacional muy fuerte cuando se probó que las acusaciones no eran verdaderas”.

La experta brasileña opina que, en el caso que regrese al poder, el obrero “será una de las soluciones para Mercosur, América Latina, y todas las relaciones que hace para nuestro continente, porque su fuerza diplomática se comprobó durante los ocho años que estuvo en el poder”.

Pierina Ferretti, en tanto, afirma que “hay que ser súper cautos respecto a cómo se puede leer la elección de algunos candidatos y líderes de izquierda en el continente”, como Gustavo Petro, Manuel López Obrador, Alberto Fernández, Luis Arce, Pedro Castillo, Gabriel Boric y “muy probablemente” Lula en Brasil, quienes “no logran, en ningún sentido, configurar algo así como un nuevo ciclo progresista”.

Lula da Silva con Luis Arce y Fernando Haddad

Detalla que “son gobiernos que están comenzando con muchísimas dificultades y con un escenario global muy distinto a cuando se produjo el ciclo progresista de comienzos de los años 2000”.

De todas formas, reconoce que “la elección de Lula en el país más grande, la economía más importante del continente, una de las más importantes del mundo, por cierto que es muy relevante”, y “va a permitir con Petro, Gabriel Boric, ir armando una suerte de eje sudamericano, incluso si pensamos en López Obrador puede ser una cuestión más amplia, que permita estrechar los lazos políticos-comerciales del continente”.

La experta comenta que con Lula sería posible “volver a pensar en un eje de naciones sudamericanas que busquen construir un bloque, no solamente para intercambios comerciales”, sino también en términos políticos, y lograr “que los países sudamericanos tengamos una voz, tengamos posiciones”.

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.