Reportajes

Abandono de retén y pesca ilegal: La insólita “Pyme” de Carabineros que afectó la seguridad nacional

Por: Claudio Pizarro | Publicado: 24.11.2022
Abandono de retén y pesca ilegal: La insólita “Pyme” de Carabineros que afectó la seguridad nacional |
En tiempos de serios cuestionamientos respecto al control migratorio e ingreso irregular de armas, funcionarios de un retén fronterizo cercano a Punta Arenas habrían abandonado sus puestos de trabajo en la noche para ir a pescar en una embarcación robada. Un caso delicado de seguridad nacional que se encuentra en Fiscalía Militar y que está siendo investigado por Carabineros a través de un sumario interno.

Una inédita denuncia realizó este miércoles la “ONG Vivir sin Delincuencia”, tanto a Carabineros como al ministerio del Interior, respecto al eventual trabajo “extraordinario” realizado por varios funcionarios del retén Cañadón Grande, ubicado en la comuna de San Gregorio, en la boca oriental del Estrecho de Magallanes.

La solicitud de pronunciamiento e investigación, presentada por el organismo no gubernamental, recoge el testimonio de un Sargento 2º, cuyo nombre omitiremos por razones de seguridad. En el documento en cuestión se relata el inusual arribo del suboficial a uno de los retenes más confinados del país, perteneciente a la Tenencia (F) Monte Aymond, dependiente de la 1º Comisaría de Punta Arenas.

Se trataría de un destacamento especial encargado del resguardo y patrullaje permanente de un sector jurisdiccional que comprende al menos 75 kilómetros de Límite Político Internacional (LPI) con Argentina y la vecina Provincia de Santa Cruz. O sea, un territorio altamente estratégico, cuyo retén policial fue instalado en el lugar hace 56 años con el objetivo de resguardar la soberanía nacional.

El funcionario en cuestión habría llegado en enero de este año a trabajar al retén fronterizo, en la región de Magallanes, notando un “ambiente de desconfianza y compartimentaje” de parte de los funcionarios más antiguos. Una situación que entendería en plenitud luego de retornar de un patrullaje, en marzo de este año, cuando escuchó una discusión a viva voz entre varios compañeros. “En términos delictuales, se estaban repartiendo un botín”, se lee en la denuncia.

El suboficial comenzó a indagar respecto al reparto de dinero, enterándose que funcionarios del destacamento fronterizo habrían “sustraído” un lanchón pesquero de un particular, ocultándolo con ramas en una playa bajo jurisdicción de Carabineros, y usándolo por las noches para salir a “tirar redes”. Una inédita “Pyme” compuesta por alrededor de ocho funcionarios, incluyendo al jefe del retén, el suboficial mayor David Palma Molina.

“La embarcación era utilizada para salir durante la noche y realizar pesca totalmente ilegal ya que no contaban con la autorización de Sernapesca, ni de la Capitanía de puerto, para realizar dicha actividad comercial ilegal, y posteriormente reducir dichos productos en restoranes de Punta Arenas”, especifica la denuncia.

El singular cambio de giro de los uniformados, no sólo afecta la probidad de una institución mancillada con el desfalco más grande de su historia, sino que compromete seriamente la seguridad nacional. Eso fue lo que informó el sargento al oficial a cargo de Asuntos Internos de Punta Arenas cuando acudió a denunciar los delitos, entre ellos, hurto, apropiación indebida, abandono de servicio, incumplimiento de deberes y pesca ilegal.

Lo más grave es que los funcionarios, consigna la denuncia, abandonaban los puestos de “control migratorio, de drogas o de contrabando de armas y especies, tanto de ingreso y salida de nuestro país, y procedían a salir en la lancha sustraída para realizar esta pesca ilegal, dejando abandonada la seguridad de nuestras fronteras”.

Esteban Infante, presidente de la ONG Vivir sin Delincuencia, quien recibió el testimonio del carabinero, aseguró a El Desconcierto que el funcionario en la actualidad se encontraría con depresión, psoriasis y habría confesado que teme por su vida. “Lo que pasa es que después de realizar la denuncia en la institución, el teniente a cargo de Asuntos Internos lo llevó a donde sus compañeros para contrastar la información, rompiendo con la Ley Orgánica de Carabineros cuando se hacen denuncias por corrupción. Lo que correspondía era resguardar su identidad y no exponerlo”, señala.

Según Esteban Infante el caso de los “carabineros pescadores” es un hecho grave que debería ser investigado con acuciosidad. “Si bien la venta irregular de pescado es un ilícito, o extraerlo de alguna salmonera igual, el problema mayor es que dejaban los puestos de control fronterizo botados. Es una contradicción enorme, mientras en el norte están preocupados de la migración, el contrabando y otras cosas, en los pies de nuestro país estábamos totalmente descubiertos. Por eso solicitamos una investigación, tanto en lo penal como administrativo, por notable falta de control de esa unidad policial y  la gravedad de lo sucedido”, acusa.

Carabineros de Chile al ser requeridos por este medio, aseguró que los antecedentes proporcionados por el funcionario policial fueron entregados a la Fiscalía Militar y que la institución habría comenzado un sumario para esclarecer los hechos denunciados.

Desde el Ministerio del Interior aseguraron a El Desconcierto que la denuncia entregada en la oficina de partes de La Moneda aún no llegaba al gabinete ministerial.

Socios El Desconcierto

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.